Hábitos Perjudiciales Para El Cerebro Que No Sabías Que Tenías - BuhoWeb.com

Claro, todos queremos apagar nuestros cerebros de vez en cuando con un par de copas de vino, unas horas extra de sueño o algo de televisión sin sentido. Pero ciertas elecciones de estilo de vida pueden amenazar significativamente la salud de nuestros cerebros, incluso cuando la conexión no es obvia.

Los hábitos que niegan a nuestros cerebros nutrientes importantes o que matan rápidamente las células cerebrales nos ponen en riesgo de trastornos mentales como depresión o ansiedad, así como enfermedades físicas como el Alzheimer, los accidentes cerebrovasculares, la epilepsia e incluso el cáncer.

Es fácil olvidar que incluso si su mente está en reposo, su cerebro físico podría estar sufriendo. Y mientras que los trastornos mentales son en gran parte resultado de la genética, la dieta y el estilo de vida desempeñan un papel importante en la forma en que se puede regular y calmar la actividad cerebral.

Los siguientes son 7 hábitos peligrosos que dañan su cerebro: detenerlos inmediatamente, junto con el consejo de su médico, puede hacer una gran diferencia en su salud mental y física.

1. Saltarse el desayuno

Hay una razón por la que el desayuno es considerado la comida más importante del día. Si se salta, se pueden reducir los niveles de azúcar en la sangre, y eso es muy perjudicial para el cerebro, especialmente si sucede mucho. Su cerebro utiliza más energía que cualquier otro órgano del cuerpo y consume hasta el 20% del total de glucosa disponible en su sistema cada día.

Aproximadamente 2/3 del “presupuesto energético” del cerebro se usa para ayudar a las neuronas a disparar señales al resto del cuerpo. El 1/3 restante está designado para el mantenimiento y cuidado celular. Negar regularmente a su cerebro la nutrición suficiente causa un déficit en ese presupuesto energético, y encontrará que su cerebro se vuelve menos sensible a los estímulos. Sin que usted lo sepa, sus células cerebrales también extrañarán los cuidados críticos que necesitan para estar saludables y morirán a un ritmo acelerado.

2. Privación del sueño

Probablemente no le sorprenda que no dormir lo suficiente le haga sentir perezoso y olvidadizo al día siguiente. La razón es que el sueño insuficiente roba a las neuronas la capacidad de funcionar correctamente. Eso lleva a lapsos mentales que pueden afectar su trabajo y sus relaciones. Pero más que eso, sus sentidos y reflejos están apagados, por lo que es más probable que tenga un accidente peligroso.

La falta crónica de sueño puede hacer que estos efectos sean permanentes. Por lo tanto, la próxima vez que sienta que está demasiado ocupado para dormir lo suficiente, recuerde que hasta que asignes prioridad a su sueño, no tendrá el mejor rendimiento. Tómese el tiempo para dormir adecuadamente y obtendrá más en menos tiempo al día siguiente.

3. Comer en exceso

Los estudios revelan una sorprendente conexión entre la obesidad y la demencia. Las razones no están claras, pero los investigadores sospechan que la obesidad ocurre cuando los alimentos que comemos carecen de nutrición, lo que lleva al deseo de comer en exceso para satisfacer las necesidades de vitaminas y minerales del cuerpo. Así que incluso si usted come mucho, aún así podría estar matando de hambre a su cerebro.

Aparentemente, podemos ver que para 2015, el número de pacientes diagnosticados con demencia alcanzó casi los 45 millones, un número que se ha duplicado desde 1990. En ese mismo tiempo, las tasas nacionales de obesidad en los Estados Unidos pasaron de 11.1% a 30.6%. Se necesitan más estudios para desentrañar la conexión, pero está claro que existe una.

4. Fumar

Se han realizado muchas investigaciones sobre los efectos dañinos de fumar, por lo que entendemos esta conexión bastante bien. Fumar daña claramente las membranas celulares y la viabilidad neural en las áreas del cerebro que manejan el equilibrio, la coordinación y las habilidades motoras finas y gruesas. También adelgaza la corteza, donde ocurren procesos que incluyen el lenguaje, la memoria y la percepción.

Dejar de fumar ahora es importante para su salud en general, y también puede ayudar a su cerebro. Sin embargo, una cierta cantidad de daño ya está hecho. Los investigadores han encontrado que dejar de fumar puede restaurar algo del grosor perdido de la corteza, pero incluso los ex fumadores que no han fumado durante más de 25 años tienen una corteza más delgada que los que nunca fumaron.

5. Deshidratación

Nuestros cuerpos están compuestos por un 70% de agua, por lo que es fundamental para todas las funciones corporales, incluida la función cerebral. El efecto de deshidratación en el cerebro también ocurre muy rápidamente, y los investigadores determinan que incluso dos horas de ejercicio intenso sin agua pueden causar deterioro cognitivo. En los estudios, se encontró que la deshidratación afectaba funciones como la resolución de problemas complejos, la coordinación y más que nada la atención.

No tiene que preocuparse por beber una cierta cantidad todos los días, pero preste atención a su sed, ya que es un excelente indicador de la necesidad de agua. Trate de beber constantemente durante el día para mantener los niveles estables y hacer feliz a su cerebro.

6. Demasiado azúcar

Nuestros cuerpos y nuestros cerebros necesitan azúcar para funcionar, pero nuestras dietas modernas incluyen demasiado. Cuando come demasiada azúcar de manera regular, sus células, incluidas las células cerebrales, se encuentran en un estado de inflamación crónica.

Esto afecta la capacidad de su cuerpo para absorber nutrientes importantes de los alimentos y comienza a privar al cerebro de lo que necesita para una cognición óptima. En última instancia, tendrá un mayor riesgo de demencia y un hipocampo más pequeño, la región del cerebro que administra la memoria.

7. Estrés

Y finalmente, el estrés crónico puede tener un efecto negativo en todo el cuerpo. El estrés situacional es en realidad algo bueno que prepara al cuerpo para luchar o huir ante el peligro, pero cuando su estilo de vida incluye estrés crónico, la hormona cortisol se acumula en el cerebro y causa un daño duradero.

No sólo puede matar las células del cerebro, sino que en realidad hace que el cerebro se contraiga. Cuando este efecto de contracción golpea la corteza prefrontal, su capacidad de aprender y recordar se ve afectada. Es imperativo que encuentre una manera de relajarse antes de que sea demasiado tarde.

https://miira.me/7-habitos-perjudiciales-para-el-cerebro-que-no-sabias-que-tenias/

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid