Latam se atasca un año más en mejora de la competitividad - BuhoWeb.com

Malos tiempos para la com­pe­ti­ti­vidad en Latam, donde este in­di­cador clave dista de me­jo­rar. Entre las grandes eco­no­mías re­gio­nales sólo re­punta en Chile, que per­ma­nece como líder re­gio­nal, por de­lante de México y Uruguay, que com­pletan el po­dio. Y entre los 18 mer­cados ibe­ro­ame­ri­canos solo sube en tres paí­ses, según el úl­timo ‘Índice Global de Competitividad 2018’ del World Economic Forum (WEF), que muestra em­peo­ra­miento ge­ne­ral, con ex­cep­cio­nes.

La competitividad sigue apareciendo como una de las asignaturas pendientes de un área que, según el WEF sólo será más competitiva si refuerza sus instituciones y combate la corrupción.

En el ranking global, Chile no solo retiene su liderato regional, sino que alcanza el puesto 36, superando a Portugal y se sitúa muy por encima de México (46) y Uruguay (53), que emporan su situación y bajan 2 y 3 puestos respectivamente, mientras que Venezuela cierra la tabla, por detrás de Bolivia y Nicaragua, en el puesto 127 de los 140 mercados mundiales analizados. También sufren pérdida de competitividad otros mercados importantes para las firmas españolas como Colombia, Argentina, Brasil y Perú. Venezuela, Panamá y Guatemala acusan los descalabros más evidentes. Y Uruguay es presentado como el país de Latam con mayor nivel de adopción de tecnologías de la información, aunque “eso no se refleja en mayor innovación”.

En el informe 2018-19, que pasa a llamarse ‘Índice Global de Competitividad IGC 4.0’, hay dos importantes novedades, la introducción de una nueva metodología, aplicada también a los datos del año anterior para comparar, y la inclusión de 5 nuevos países. El índice mide la competitividad mediante 98 indicadores divididos en 12 pilares vinculados con condiciones habilitantes, capital humano, mercados y ecosistema de innovación. Con el nuevo enfoque del WEF, una economía próspera en la IV Revolución Industrial necesita ser resiliente a ‘shocks’ externos, ágil en aceptar los cambios y construir un ecosistema innovador y dar especial énfasis al capital humano. A nivel global, EEUU se sitúa en primer lugar, por delante de Singapur, Alemania, Suiza, Japón, Holanda, Hong Kong, Reino Unido, Suecia y Dinamarca. España queda en el puesto 26, dos por delante de China y uno más abajo que el año anterior.

La pérdida de competitividad es un duro hándicap en un momento de cambios profundos como el actual, en el que con la IV Revolución Industrial en plena marcha, hay necesidad de repensar los motores del crecimiento a largo plazo. Para el presidente del WEF, Klaus Schwab, esta IV Revolución Industrial es factor determinante en los niveles de competitividad de las naciones y se prevé “una nueva brecha global entre los países que entienden las transformaciones innovadoras y los que no”. El informe indica que todos los países deben invertir más en competitividad para un desarrollo sostenido y que “la inseguridad y la debilidad de las instituciones representan dos de los mayores desafíos para la mayoría de los países”, notablemente en Latam, a la hora de ser más competitivos, junto a la necesidad de plantar cara a la corrupción. Brechas importantes Indica, asimismo, que la incertidumbre política en 2018 por las elecciones en las grandes economías regionales también entraña otro desafío para la competitividad y que otras brechas importantes de competitividad identificadas en Latam son la incorporación de nuevas tecnologías y la capacidad de innovación. “La competitividad de la región sigue siendo frágil y podría verse amenazada por una serie de factores, entre los que cabe citar un mayor riesgo de proteccionismo comercial en EEUU y las repercusiones de la crisis económica de Venezuela”, se señala, para hacer hincapié en que Latam está en un punto de inflexión en el que debe hacer mucho más para incorporar y sacar provecho de los avances tecnológicos si quiere crecer.

En la clasificación del WEF solo mejoran este año en competitividad tres países, Chile, Paraguay y Honduras. Costa Rica es cuarta, pese a perder un puesto (al 55 mundial) y Colombia, quinta en Latam, se ubica en escalón 60 a nivel global, con una pérdida de tres puestos, debido a un empeoramiento en su calificación institucional. Perú, sexto en Latinoamérica y 63 en el mundo, cae tres posiciones y Panamá (séptima en el área y 64 en la tabla global) registra una pérdida de 9 escalones, pero ambas se sitúan por delante de un Brasil (octavo en la región y 72 en el mundo), que baja 3 puestos y de una Argentina (novena en el área y 81 a nivel mundial) que pierde 2. En décimo lugar y en el puesto 82 en el mundo, República Dominicana se mantiene en competitividad respecto al año anterior.

Por detrás, en los últimos lugares, se ubican Ecuador (puesto 66 mundial) con un bajón de 3 lugares; Paraguay (95), que sube un puesto; Guatemala (96, -5 lugares); El Salvador (98 y estable respecto al año previo) y Honduras (101, con un alza de dos escalones). En el furgón de cola se ubican Nicaragua (104, con una pérdida de 3 puestos); Bolivia (105 mundial) y Venezuela (127, y una caída de 10 puestos). Cuba no figura entre los países analizados por el WEF.

https://www.capitalmadrid.com/2018/11/9/51252/latam-se-atasca-un-ano-mas-en-mejora-de-la-competitividad.html

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid