¿Por qué hay cada vez más mujeres infieles y por qué muchas se quedan con sus parejas después de ser engañadas? - BuhoWeb.com

Mónica llevaba 5 años en pareja con Juan y 2 años viviendo con él cuando, una noche, ella no volvió a la casa. Estaba con otro hombre.

“No fue algo planificado. Pasó”, cuenta sobre aquel romance. “Me di cuenta de que estaba enamorada de él (Juan), pero que no me daba lo que necesitaba“.

A los días ella terminaría confesándole el engaño a su pareja y durante un tiempo intentarían recomponer la relación. Pero finalmente se separaron.

Recién con la terapia Mónica logró aceptar que la relación con Juan le hacía daño porque él no la quería ni valoraba tal como ella lo hacía.

“Me estaba humillando al seguir con él”, reconoce. Por eso, agrega, nunca se sintió culpable de haberlo engañado.

Aún así, ella no se llama Mónica y él no es Juan. La argentina de 37 años pidió a BBC Mundo el anonimato para contar un amorío que describe como “la única forma de sobrevivir” que encontró.

La infidelidad es “un tabú universal y aún así es universalmente practicado”, afirma la psicoterapeuta Esther Perel en su libro The state of affairs: rethinking infidelity (“La situación de los amoríos: repensando la infidelidad”).

No en vano, escribe, la infidelidad es el único pecado mencionado en dos mandamientos de la Biblia: uno que prohíbe hacerlo y otro que prohíbe siquiera pensarlo.

“La conversación actual sobre los romances tiende a ser divisoria, moralista y corta de vista”, dice Perel en su libro, que se publicó en octubre y se convirtió en “un best seller inmediato”, según el diario estadounidense The New York Times.

La experta, considerada una referente actual en temas de relaciones amorosas modernas, asegura que esta nube de culpa y secretismo” se cierne en particular sobre las mujeres, tanto cuando engañan como cuando son engañadas.

¿Qué es ser infiel?

“La definición de engaño varía de persona a persona”, le dice a BBC Mundo la socióloga Alicia Walker, autora del libro The secret life of the cheating wife: power, pragmatism, and pleasure (“La vida secreta de la esposa infiel: poder, pragmatismo y placer”), publicado en noviembre.

“Todos vamos por el mundo asumiendo que existe un concepto universal de lo que es engañar, pero la realidad es que dos personas pueden estar en la misma pareja y tener diferentes definiciones de lo que significa“, agrega.

La docente de la Universidad Estatal de Misuri, en Estados Unidos, explica que para algunas personas la infidelidad implica relaciones sexuales, mientras que para otras la intimidad emocional ya constituye una traición.

¿Y qué hay de pagar por sexo, mirar pornografía, enviar mensajes con contenido erótico o estar en contacto con una expareja? La línea no siempre se traza en el mismo lugar.

Ese es el principal motivo por el cual distintos estudios de EE.UU. afirman que la infidelidad femenina oscila entre el 26 y 70%, y que la masculina va del 33 a 75%, indica Perel en su libro.

A lo que agrega: “Sean cuales sean los números exactos, todos están de acuerdo en que están subiendo. Y muchos dedos señalan a las mujeres como las responsables del aumento”.

La psicoterapeuta belga señala que, en comparación con 1990, las mujeres engañan 40% más, mientras que los números entre varones se han mantenido.

Incluso, “cuando la definición de infidelidad incluye no solo relaciones sexuales sino también involucramiento romántico, besos y otros contactos sexuales, las estudiantes universitarias engañan significativamente más que sus contrapartes masculinas”, escribe.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-43307592

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid