Ángel Arellano: Venezuela: la fiebre del oro - BuhoWeb.com

Ángel Arellano

Nicholas Casey, el cronista de The New York Times que desembarcó en Venezuela hace unos meses para narrar la experiencia de la crisis que atraviesa el país, ha invertido buena parte de su tiempo hurgando en casos que están fuera del radar de los medios nacionales. La hemorragia de malas noticias que colapsa los canales informativos superpone a diario una serie hechos que convierten los grandes temas (la contaminación ambiental, el terrorismo, el paramilitarismo, la desnutrición, el SIDA, el embarazo precoz, entre otros) en apenas un destello de titulares que son desplazados con facilidad por el choque de poderes que registra la fuente política y el colapso que van reseñando los reporteros de economía.

Casey se sumergió en las entrañas de la selva venezolana para escribir sobre la fiebre del oro, hoy más viva que nunca. En su trabajo, publicado el 16/08/16, cuenta las características de la vida en los campamentos de la minería ilegal controlada por grupos paramilitares que instauraron su propia ley para garantizar esta actividad por demás lucrativa a expensas de la destrucción de miles de kilómetros de bosque virgen en el corazón verde de América.

“Aquí se encuentran meseros, oficinistas, taxistas, profesores universitarios y hasta funcionarios públicos que están de vacaciones y salen a cribar oro para el mercado negro, bajo la supervisión de un grupo armado que les impone tarifas y los amenaza con amarrarlos a los postes si desobedecen”, relata Casey. Buena parte del estado Bolívar y del Amazonas venezolano está intervenida por un gobierno paralelo que convoca a personas de todo el territorio nacional en busca de migajas del tesoro posible.

Como consecuencia, la minería ilegal ha expandido una epidemia de malaria (o paludismo) a niveles no registrados desde hace 75 años. Venezuela fue el primer país del mundo en erradicar la malaria. Lo hizo cuando su joven democracia era referente en la región, en 1961, y antes de que lo lograra EEUU y otras naciones desarrolladas. Pero la Revolución Bolivariana de Hugo Chávez permitió que la enfermedad regresara por la revancha.

Según el trabajo de Casey “en 2016 los médicos aseguran que hay escasez de casi todos los fármacos para combatir la malaria, sobre todo de un coctel de medicamentos para contrarrestar la Plasmodium falciparum, una cepa mortífera cuyo remedio apenas cuesta un dólar por dosis”. El año pasado se registraron 136 mil casos de malaria en el país. El gobierno ha guardado silencio al respecto mientras se agrava minuto a minuto la escasez de medicamentos para abordar estas y otras enfermedades.

La minería ilegal sigue en expansión, destruyendo la selva venezolana y condenando el futuro del país. En paralelo, el gobierno de Nicolás Maduro impulsa el desarrollo de un plan de explotación de minerales a gran escala en el “Arco Minero del Orinoco”, una zona de unos 111.846 km² (casi el doble de la Faja Petrolífera del Orinoco) con inmensas reservas de oro, diamante, coltán, hierro y otros minerales. Con esta acción, que ya lleva en agenda una serie de acuerdos y contratos (no avalados por la Asamblea Nacional) por 4.500 millones de dólares con China, Rusia, El Congo, Arabia Saudita, Sudáfrica, Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Suiza, el chavismo busca “diversificar la economía” en los términos del Socialismo del Siglo XXI: pasar del Estado dependiente del petróleo en primera instancia y la minería en segunda instancia, al Estado dependiente de la minería en primera instancia y del petróleo en segunda instancia. Todo esto pareciera el invento de una novela de Orwell, una creación fantástica propia de una imaginación fecunda, pero es tan real como dramático.

En 2016 todas las naciones de América del Sur muestran grandes progresos. Todas son infinitamente mejores en comparación a cómo eran 15, 20 ó 25 años atrás. Venezuela, por su lado, desempolva los carteles de auxilio para pedir ayuda ante la expansión de la malaria mientras la fiebre del oro ciega al poder corrupto que gobierna el país.

Ángel Arellano.

Más artículos de esta firma: Ángel Arellano

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

¿Qué te pareció?
  • ¡Me encanta!
  • ¡Me sorprende!
  • ¡Me divierte!
  • ¡Me aburre!
  • ¡Me entristece!
  • ¡Me enoja!




Comparte con tus amigos










Enviar