Exio Medrano: El canto, técnica y pasión - BuhoWeb.com
Exio Medrano

De manera simple podemos referirnos al canto como aquel proceso fisiológico, producto de nuestra naturaleza humana, a través del cual convertimos el aire en sonido gracias a su paso entre las cuerdas vocales que luego amplificamos en nuestros resonadores y estilizamos de acuerdo a los parámetros de belleza que percibe nuestro oído. Pero si vamos más allá, si nos interesamos por el fondo y no tanto por la forma, entendemos que el canto es un acto de la voluntad e inteligencia del hombre, por lo que además hay que decir que cantamos con toda nuestra persona, en el sentido total. Incluso es más importante en el acto de cantar lo inteligente y racional sobre lo meramente somático, aspecto que a veces olvidamos.

El fin último de este arte no es otro que elevar el espíritu: cantamos para desahogarnos, para divertirnos, para expresarnos. La técnica vocal no puede resumirse entonces en una serie de pasos que mecanicen este proceso. El ser humano necesita conectarse con el propósito de lo que hace, con aquello que lo motiva, la intención es fundamental si queremos que nuestra interpretación sea creíble y conmueva al público.

Cantar con todo nuestro ser significa que el cuerpo entero entre en acción, que cada gesto y cada movimiento esté orientado al mismo objetivo: convertirnos en el instrumento de lo que pensamos y sentimos. No se concibe la técnica sin la pasión, no puede entenderse un ejercicio cantado sin el carácter, no podemos divorciar lo que ocurre en nuestras cuerdas vocales de lo que sucede con el resto del cuerpo. Mantenernos conectados significa estar lo suficientemente relajados como para que cada acción, incluso involuntaria, sirva al mismo fin.

Si tomamos esto en cuenta percibirán de nosotros mucho más que una bonita voz. Así el arte cobra vida reafirmando que sentimiento y técnica van de la mano, por ejemplo: así como la gestualidad del rostro nos permite expresar emociones, también define el color de nuestra voz en un determinado pasaje, pues ese color es producto de los efectos de la modulación y el uso de los resonadores faciales.

De tal manera que puede decirse, sin ninguna exageración, que cantamos con mucho más que nuestras cuerdas vocales, con mucho más que nuestro aparato fonador, lo hacemos con todo nuestro ser en un sentido literal.

Exio Medrano.

Bitácora de un cantante

Más artículos de esta firma en: Exio Medrano

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

¿Qué te pareció?
  • ¡Me encanta!
  • ¡Me sorprende!
  • ¡Me divierte!
  • ¡Me aburre!
  • ¡Me entristece!
  • ¡Me enoja!




Comparte con tus amigos










Enviar