Estos son los planes de Trump para derrotar a ISIS - BuhoWeb.com
isis
isis

El candidato republicano a la Casa Blanca buscará nuevas alianzas para combatir al ISIS.

En otro intento de recentrar su campaña, Donald Trump presentó sus planes para derrotar al Estado Islámico.

Trump anunció que someterá a quienes quieran entrar a EE.UU a un examen ideológico. Un “escrutinio extremo” que descartará a quienes no compartan los valores de este país.

Además, se declaró abierto a nuevas alianzas para combatir al grupo yihadista. Además, abogó por abandonar la política intervencionista de exportar la democracia. El magnate atribuyó a su rival demócrata, Hillary Clinton, y al presidente, Barack Obama, la fundación de ISIS.

Un pilar de la estrategia de Trump contra el ISIS es el veto a la entrada de musulmanes a EE.UU. La propuesta, formulada en diciembre, pretendía evitar la infiltración de terroristas de esta religión. Desde entonces la ha enmendado parcialmente.

La línea oficial ahora es que suspenderá la inmigración de regiones asociadas al terrorismo. El plan prevé imponer un test sobre leyes y valores de EE.UU para quienes aspiren a entrar en el país. No quedó claro si este “escrutinio extremo” se aplicaría a todos los inmigrantes y visitantes, vengan de donde vengan.

“Una Administración Trump establecerá un principio claro que guiará todas las decisiones respecto a la inmigración: sólo deberíamos admitir en este país a quienes compartan nuestros valores y respeten a nuestra gente”, dijo. “Quienes no crean en nuestra Constitución, o quien apoye la intolerancia y el odio, no serán admitidos para inmigrar a este país”.

“Hillary Clinton”, dijo en otro momento, “quiere ser la Angela Merkel de América, y sabéis el desastre masivo que la inmigración ha sido para Alemania y para el pueblo de Alemania”.

Los discursos de Trump pueden encajarse en dos categorías. La mayoría, sin guión, resulta un espectáculo de improvisaciones, ofensas y bufonadas. Los otros, una minoría, son discursos redactados previamente que el candidato lee en la pantalla del telemprompter. Suelen ser textos menos estridentes y más previsibles. Hace una semana, Trump expuso con este formato sus propuestas económicas en Detroit.

El discurso de política exterior, que también pertenece a este formato, lo pronunció en Youngstown. Una ciudad golpeada por la desindustrialización, en el Este de Ohio. Además de ser uno de los Estados que Trump necesita ganar el 8 de noviembre si quiere derrotar a Clinton.

Trump revistió el discurso de una retórica de la Guerra Fría que gusta al establishment republicano. En este esquema, el islamismo radical ha sustituido al comunismo como enemigo de Estados Unidos. Pero los guiños a un partido cada vez más inquieto con su aspirante conviven con propuestas que rompen con la tradición de las últimas décadas.

Trump reniega del nation-building, la idea aplicada por la última Administración republicana de George W. Bush en Irak o la demócrata de Bill Clinton en los Balcanes, de que EE.UU puede usar su fuerza militar y diplomática para construir Estados de derecho donde antes hubo dictaduras y guerra. En esto coincide con Obama, que en las pasadas campañas argumentó que EE.UU debe hacer nation-building en casa —reconstruir el país tras la crisis económica— y no en tierras lejanas.

El republicano quiere adherirse a otras tradiciones de la derecha. Como la de la realpolitik, identificada con figuras como Henry Kissinger. O la del aislacionismo y el “América primero”, que hoy es el eslogan de Trump y en 1941 lo fue de los filonazis y antisemitas estadounidenses que no querían intervenir en la Segunda Guerra Mundial.

Otro aspecto que distancia a Trump de su partido es la disposición a construir nuevas alianzas fuera de las alianzas formales de EE.UU. El republicano ha amagado en las últimas semanas con incumplir la obligación de proteger a los aliados de la OTAN y exhibe su afinidad con el presidente ruso, Vladímir Putin.

“Pienso que podemos encontrar un terreno común con Rusia para luchar contra el ISIS”, dijo. Obama propuso hace un año un esfuerzo similar a Putin. Pero discrepan sobre el papel del líder sirio Bachar el Asad, protegido de Rusia. “Cualquier país que comparta este objetivo [derrotar al ISIS] será nuestro aliado. No siempre podemos elegir a nuestros amigos, pero no podemos fallar a la hora de reconocer nuestros enemigos”.

Fuente: El País

¿Qué te pareció?
  • ¡Me encanta!
  • ¡Me sorprende!
  • ¡Me divierte!
  • ¡Me aburre!
  • ¡Me entristece!
  • ¡Me enoja!




Comparte con tus amigos










Enviar