Robert Gilles: Una nota para Néstor Reverol - BuhoWeb.com

He evadido todo este tiempo referirme directamente al caso del narcotráfico en el que se encuentran involucrados familiares de Nicolás Maduro, empresarios y altos funcionarios del chavismo. Mi evasión no es por falta de pruebas sino porque el tema da asco. No es para menos, la metástasis que hizo el narcotráfico en el fallido Estado venezolano es vergonzante, es triste.

Poco se puede esperar del chavismo y su gente. Y poco o casi nada se puede esperar también de la Fuerza Armada Nacional que ha sido convertida en el brazo armado de una revolución que ¡al fin! es moribunda, como se le dijo en 1999 a la Constitución que los llevó al poder. Pero mucho podemos y debemos esperar del país, de esa sociedad acéfala que ha perdido el rumbo y se ha dejado pisotear, humillar y desolar por lo que llaman chavismo, madurismo o como quieran decirle.

Usted, Néstor Reverol, se convierte en la señal que prende las pocas alarmas que seguían reservadas para una hora más amarga. Con su designación en el ministerio de Interior y Justicia se termina de prostituir a la República y de ultrajar la decencia del pueblo venezolano.

Es inaceptable que una persona acusada de traficar drogas asuma un Ministerio. Es inaceptable que un efectivo militar permanezca en la Fuerza Armada con tamaña acusación. Y esto sólo despeja las dudas sobre lo que es el chavismo: una banda de delincuentes que secuestró al país pensando que la historia se congeló, que el curso de la vida se detuvo. Y no es así.

No puedo dudar de la veracidad de la acusación que se hizo en una Fiscalía de Nueva York. Es difícil que los Estados Unidos de América se den puntadas sin dedal, como se dice coloquialmente. A diferencia de lo que ustedes han hecho, allá, en el Norte hay estado de derecho y absoluta independencia de poderes. No ha sido Obama quien ha ordenado a la Fiscalía acusarle para reforzar ese mal chiste que ustedes se cansan de repetir sobre un supuesto imperialismo o una guerra económica.

Pero Reverol, recuerde que el primero en señalarlo fue un aliado del chavismo, un narco convicto y confeso: Walid Makled. ¿Lo recuerda? Y esta designación tan oprobiosa, que hiere a lo poco que queda de Venezuela, no es un hecho de solidaridad ni de mérito revolucionario: es el mecanismo único que hay protegerse entre ustedes que están hundidos de cuerpo completo en estas averiguaciones tan escabrosas.

No hay guerra económica, no hay injerencia de ningún imperio, no hay una “burguesía parasitaria”. Quienes acabaron a Venezuela fueron ustedes, el narco chavismo. Recuerde eso cuando tarde o temprano reciba la factura de la historia que, suele ser, abultada.

En lo personal, no puedo esperar de ustedes nada bueno. Prostituyeron a mi país hasta lo impensable. Lograron que el narcotráfico se hiciera del poder. Nos condujeron a la hambruna y la miseria extrema. Condenaron de muerte a los millones de venezolano que no tienen medicinas. Secuestraron injustamente el futuro de los miles de jóvenes que huyen despavoridos a otros países.

Lo único que ustedes pueden hacer para no seguir excitando la ira que nos puede llevar a esos indeseables escenarios que provocarían heridas inmerecidas, es irse. Aceptar que acabó el mito de la supuesta revolución. No hay una sola cosa para rescatar de estos diecisiete años. No pueden defenderse ni apelar a la buena fe de nadie, es tarde.

Espero, Néstor Reverol, que disfrute su nuevo cargo. Después de la frustración que tuvo respecto a sus aspiraciones del Ministerio de la Defensa, porque al menos un sector de la Fuerza Armada se negó a que usted asumiera por sus andanzas, ese sector quería guardar las formas. Disfrute como le dije, ya es tarde para ustedes. Y al final, Venezuela será libre y despertaremos de esta amarga y ultrajante noche. Siempre ha sido así.

Robert Gilles.

Más artículos de esta firma en: Robert Gilles

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid