Carlos Luna: “Autocracias Competitivas” - BuhoWeb.com

La concentración de poder y la legitimidad democrática

Preocupación es la palabra que podría describir nuestro sentimiento en el día de hoy respecto a la Democracia en América Latina. Dos decisiones en países del llamado bloque del “Socialismo del Siglo XXI”, amenazan la estabilidad de la Democracia de la región y por consiguiente, acentuar la concentración de poder en manos de los poderes ejecutivos en Venezuela y en Nicaragua en desmedro de los poderes legislativos de esos países.

El poder más importante en Democracia es sin duda, el Poder Legislativo, ya que él concentra la representación del todo nacional, para darle sentido y razón al gobierno “Del Pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, además de gozar de la legitimidad de origen que le proporciona el ser electos por voto Universal, Directo y Secreto. Además de ello, es un cuerpo que debe “Representar a todos los Estados y a toda la pluralidad como reflejo de la realidad misma” en términos de raza, sexo, credos, ideologías, etc.; y es el poder que permite al Estado que no se genere un Poder Absoluto y Hegemónico, a través de tres capacidades: 1) Hacer las leyes; 2) Investigar y 3) Controlar el poder en función del Interés Nacional. De allí a que se le de tanta importancia al principio del “Equilibrio, Control y Autonomía de los Poderes en función de los Pesos y Contrapesos”.

Hoy por hoy vivimos en América Latina un grave retroceso en lo que a Democracia respecta, porque hay autócratas, si, autócratas que ejerciendo una “Oposición Desleal”, término que acuñaría Juan Linz, ganan elecciones a través de la venta de una esperanza de Bienestar y Progreso a las grandes mayorías empobrecidas, a través de la Justicia Social y la más justa distribución de la riqueza, y una vez en la cabeza del Estado, buscan incidir sobre las “Arenas”: 1) Electoral; 2) Legislativa; 3) Judicial y 4) de los Medios de Comunicación, para someterlos en el ejercicio del poder para concentrar el mismo en sus manos y perpetuarse, a costa de las Libertades, tanto individuales como colectivas.

En Venezuela, Hugo Chávez en sus gobiernos, hasta el momento de su muerte, echó mano de la “Autocracia Competitiva” y de su carisma y liderazgo para exhibirle al mundo entero que “Venezuela como país y él como líder” eran los únicos en realizar y ganar 18 elecciones, de la mano de slogans como “Chávez es el Pueblo”, de donde se desprende que él era el gran intérprete de la voluntad general. Así fue generando un control del Poder Electoral –que hoy lleva a que la Alternativa Democrática tenga solo un rector en el CNE- que le permitiera legitimarse una, y otra y otra vez por vía del origen de los votos.

Hace poco, y ya con Nicolás Maduro Moros en el poder, se generó una reforma y una selección de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que otorgan justicia, pero una justicia parcializada, y del que se ha apoyado el Poder Ejecutivo para retar y desconocer la legitimidad y autoridad de la Asamblea Nacional surgida por voto universal, directo y secreto, el 6 de diciembre de 2015.

Por último, pero no menos importante, es el control que el poder ejecutivo pretende ejercer sobre los medios de comunicación, no a través de una censura directa, sino a través de la coptación, de las presiones para generar “Autocensura”, de las multas o de las restricciones de recursos (papel, o simplemente la amenaza a la no renovación de las concesiones) a los fines de que la única verdad que se transmita, sea la versión oficial de los hechos.

Ahora, como ya lo hemos dicho, la Autocracia Competitiva, al menos en Venezuela, sufrió un fuerte golpe en sus planes el 6 de diciembre de 2015, donde la Alternativa Democrática obtuvo la mayoría absoluta, con lo que el Oficialismo perdió el control de legislar para seguir profundizando el Socialismo del Siglo XXI venezolano. Ante la imposibilidad –al menos inicial- de desconocer o disolver el Parlamento, el gobierno de Nicolás Maduro comenzó a instrumentalizar una “Estrategia de Desgaste y Desconocimiento” del Poder Legislativo, que en nuestra opinión, ha entrado en una nueva fase desde el día de ayer, a raíz de la incorporación de los Diputados electos del Estado Amazonas, la semana próxima pasada.

A raíz de esto, el Procurador General de la República, Reinaldo Muñoz, en una declaración “Pública, notoria y comunicacional”, indicó que los actos emanados de la Asamblea Nacional (reuniones, convocatorias, quórum y actos legislativos) son y serán nulos, producto del desacato de una medida cautelar que mantenía desincorporados y sin poder ejercer sus funciones a los parlamentarios del Estado Amazonas, y que estas acciones acarrean “responsabilidad penal y civil” que no puede ser evadida por la Inmunidad Parlamentaria.

Sin querer ejercer la adivinación, o querer predecir el futuro, el Poder Ejecutivo quiere echarle la mano al Poder Legislativo porque la verdadera naturaleza del régimen es Hegemónica y no Democrática y una Asamblea Nacional Opositora y disidente va en contra de sus planes, por lo que hará todo para disolverla, o al menos minimizarla, quizás hasta enjuiciando a sus miembros, comenzando por la Junta Directiva, cosa que ratificaría ante el mundo de que en Venezuela no hay una Democracia genuina.

Pero no solo es en Venezuela que pasan este tipo de actos anómalos y contrarios a una Democracia verdadera. Ayer, éramos testigos de que el gobierno nicaragüense, liderado por Daniel Ortega, líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), miembro de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP) y amigo personal de la Revolución Bolivariana, ha tomado control total del parlamento del país centroamericano, cuando la Junta Directiva de la Asamblea Nacional –de mayoría abiertamente oficialista- destituyó a la minoría opositora de 28 diputados (16 principales y 12 suplentes) quienes se declararon independientes, cuando el Partido Liberal Independiente pasó de manos de Eduardo Montealegre a Pedro Reyes, y los parlamentarios no quisieron someterse a la autoridad de Reyes.

De esta manera, se rompe otro de los principios claves de cualquier Democracia Moderna como es “el respeto por parte del gobierno de las mayorías, de la existencia de una minoría”, ya que cuando esto no se respeta, muere la Democracia y nace el germen del Totalitarismo.

Y frente a esto, para finalizar, ¿qué opinan las Organizaciones Internacionales y los Estados que las componen? ¿Seguirán guardando un silencio cómplice a raíz de la preeminencia de los Intereses Nacionales o tomarán una actitud principista a la luz de compromisos internacionales firmados y validados como la Carta Democrática Interamericana de la OEA o la Cláusula Democrática de MERCOSUR? – Establecida a través de los Protocolos de Ushuaia y el Protocolo de Montevideo-.

Esta pregunta la formulamos a razón de reflexión, dado que ayer también, la Canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez le “participaba” al resto de los Estados Miembros de MERCOSUR, el fin de la Presidencia Pro-Tempore de MERCOSUR en manos de la República Oriental del Uruguay y el pase administrativo automático de la misma a manos de Venezuela; desconociendo cuestionamientos de la situación democrática de Venezuela por parte de estados como Paraguay y Brasil, y la discusión inconclusa del informe presentado ante el Consejo Permanente de la OEA por parte del Secretario General, Luis Almagro.

¿Será que la Democracia en América Latina seguirá postrada frente al poder y a las injusticias de los gobiernos quienes si bien llegaron con legitimidad de origen, la perdieron a partir de un ejercicio inadecuado de las potestades del Estado? ¿Será que la Diplomacia y la Política serán una vez más inútiles para evitar conflictos inminentes en las sociedades?

Esperemos que la Sociedad Democrática y Ciudadana americana en general y venezolana y nicaragüense en particular le den una lección de civismo a las instituciones y élites que rigen nuestros países y que la luz de la Democracia, la Libertad, la Justicia, el Bienestar y el Progreso brillen por encima de todo y todos. Que así sea.

Carlos Luna.

@carlosjrlunar

Más artículos de esta firma en: Carlos Luna

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

 

 

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid