Sexo Anal: 8 cosas que no sabías sobre él - BuhoWeb.com

Sexo anal, cada vez más parejas se animan a probarlo.

Así que si tienes pensado hacerlo, esto es para tí. El sexo anal puede parecer tabú. Pero puertas adentro hay un montón de parejas están practicando el sexo anal. Según un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. El 36% de las mujeres y el 42% de los hombres han probado al menos una vez esta modalidad sexual.

Lee: ¿Importa con cuánta frecuencia tenemos sexo?

 

Lee: 8 señales de que tu cuerpo necesita sexo

Dicho esto, el sexo anal no es –probablemente– una actividad típica de sábado por la noche. Pero algo está claro: el sexo anal se ha generalizado lo suficiente para tomarse el tiempo de hablar de lo que se sabe, de lo que se debe evitar y del cómo practicarlo. Ya seas una persona curiosa o ya muy experimentada, te contamos lo que necesitas para hacer que la experiencia sea increíble.

Leer: Las 5 páginas porno más vistas por mujeres

1.- El sexo anal no debería hacerle daño

Se puede sentir como una sensación extraña, pero si se realiza correctamente, el sexo anal no debería ser doloroso.

No lo lleves a la práctica si ella tiene hemorroides o está teniendo problemas digestivos. Usa un montón de lubricante: a diferencia de la vagina, el ano no segrega su propia lubricación durante la excitación. Usa lubricantes con base de silicona. Es más gruesa y no se seca durante la actividad, a diferencia de los lubricantes con base de agua.

2.- NO SE “DA DE SÍ”

Algunas personas se preocupan de que el sexo anal dará lugar a la incontinencia, pero no es el caso. El ano se dilata para acomodar el pene o un juguete que entran (al igual que se dilatará para permitir una evacuación intestinal) y luego vuelve a la normalidad.

3.- El sexo anal puede causar un orgasmo

Para algunas mujeres, el acto puede ser y sentirse como algo increíblemente sensual. El ano tiene una inervación muy rica, que puede hacer que las cosas se sientan muy intensas… Así que algunas mujeres llegan a sentir el orgasmo.

4.- COMIENZA LENTAMENTE

¿La primera vez? Pruébalo después de que ella ya haya alcanzado el clímax, todo será más fácil y placentero si su cuerpo está relajado.

También podéis tomar una ducha juntos, y la masajeas en el área con un dedo enjabonado. La experimentación en la bañera o la ducha, asimismo hará que se sienta “limpia”. Si ella ha evacuado recientemente, no debes preocuparte por la materia fecal: los residuos están almacenados más arriba y no hay contacto con un dedo o un juguete. Cualquier resto de rastros se eliminan a través del lavado.

5.- TODO ES SABER COMUNICARSE

Antes de sacarte la ropa, habla con tu pareja. También puedes considerar la posibilidad de establecer una palabra de seguridad, que sirva de código para parar si se siente incómoda. Busca una palabra que  no tenga nada que ver con el sexo, como “baloncesto”.

Esto es una estrategia inteligente para cualquier nueva situación sexual, ya que a veces los gemidos de placer y de dolor pueden confundirse. Así que tener una palabra de seguridad no sólo crea más intimidad, sino que da confianza para nuevas “aventuras”.

6.-Usa preservativo al tener sexo anal

Incluso si estás en una relación monógama, los condones son una buena idea si se trata de sexo anal. ¿Por qué?

Por un lado, reducen la fricción para proporcionar una entrada suave. En segundo lugar, ya que el tejido anal es frágil y susceptible a roturas microscópicas. Sin condón podrías causar que las bacterias que ya están en su canal anal entren en su torrente sanguíneo. Asimismo, te evitas que lo mismo pueda pasarte a ti.

Usa un condón para cada acto sexual. Es decir, si vas del sexo vaginal al sexo anal, cámbialo. Sólo asegúrate de no utilizar un lubricante a base de aceite con un condón, ya que el petróleo podría degradar el látex y hacer que el condón se rompa.

7.- PRUENA UN JUGUETE

Los consoladores pueden ser una gran manera de explorar el juego anal. Asegúrate de encontrar uno adecuado para este tipo de sexo, con una base que se ensancha. A diferencia del canal vaginal, que está cerrado, el canal anal está abierto y un juguete podría quedar atrapado en el cuerpo… ¡Y no es algo que quieras explicar a un médico!

Con un consolador anal pequeño puedes conseguir que su cuerpo se acostumbre a la sensación de “llenado” y ella podrá ver si le resulta placentero.

8.- Si a ella no le gusta el sexo anal no lo hagas

Los sexólogos coinciden: a pesar de que a un montón de hombres y de mujeres les resulta placentero, no es un elemento esencial para tener una vida sexual plena.

Se supone que el sexo ha de ser divertido y, si la idea del sexo anal no les gustan, prueben otras cosas. ¡Si algo tiene el sexo es que tienes mucho repertorio dónde elegir, así que no pierdas el tiempo en cosas que no te excitan!

vía menshealth

¿Qué te pareció?
  • ¡Me encanta!
  • ¡Me sorprende!
  • ¡Me divierte!
  • ¡Me aburre!
  • ¡Me entristece!
  • ¡Me enoja!




Comparte con tus amigos










Enviar