Pablo Quintero: con el hambre no se juega - BuhoWeb.com

Articulo

Los llamados CLAP (Comité locales de abastecimiento y producción) y la OLP (Operación de liberación del pueblo) constituyen para el gobierno una nueva forma de organización popular en donde la primera se encarga de la distribución y control de alimentos a nivel nacional y la segunda de combatir el hampa y el crimen paramilitarizado en todo el territorio, sin embargo somos testigos que ninguna de estas iniciativas han demostrado garantizar la paz y mucho menos el abastecimiento lo que nos hace cuestionar su verdadero propósito y efectividad. Uno de los acostumbrados métodos del gobierno para tapar la realidad y los problemas del país consiste en crear soluciones a lo Robin Hood ante supuestas conspiraciones desestabilizadoras sin tomar en cuenta que todo el desastre en materia de seguridad y alimentación es producto de su mala gestión.

Según el ministro de relaciones interiores, justicia y paz Gustavo Gonzales López el propósito central de las OLP es eliminar células terroristas y grupos armados que pongan en peligro la paz del pueblo venezolano pero estos operativos militares no atacan el problema de raiz, solo maquillan el ineficiente sistema penitenciario y los grandes indices de impunidad y criminalidad. Las OLP es uno de los 23 planes de seguridad fracasados que ha llevado a cabo el gobierno en los últimos 17 años y las cifras lo demuestran, según el observatorio nacional de violencia (ONV) durante el 2014 se registraron 24.980 asesinatos y estos números se han incrementado. Es decepcionante como el hampa común se ha transformado en delincuencia organizada azotando y sembrando terror en los municipios de todo el país, la utilización de armas de alto calibre para crímenes y extorsión colectiva solo pone en tela de juicio los resultados de estos operativos cuyos objetivos apuntan más a fines políticos y electorales.

Los CLAP se autodenominan como un nuevo sistema paralelo de distribución directa que trabaja en conjunto con el ministerio de alimentación y los consejos comunales pero en realidad son un tipo de experimento de biopolitica socialista o una nueva version cubana de los juegos del hambre, según Nicolás Maduro estos comités aspiran a ser “La máxima expresión de la revolución económica” pero resultaron ser la máxima expresión de degradación, discriminación y manipulación nunca antes visto. Este operativo esta dirigido por el ministro Marco Torres y Freddy Bernal quien actúa como jefe de control y repartición de las llamadas “Bolsitas” que son repartidas casa por casa solo si eres miembro alguna de las unidades políticas del PSUV. Lo cierto en todo esto es que se han activado 9.240 CLAPS en todo el país pero el problema del desabastecimiento y el acceso a productos de la cesta básica ha empeorado, cada día son más largas las colas, los saqueos y las protestas por falta de comida pero al gobierno no le interesa la alimentación ni la salud de las familias venezolanas.

Maduro señala que estos mecanismos son estrategias que buscan defender la revolución del capitalismo parasitario, especulador y bachaquero pero la única guerra montada es la del gobierno contra el pueblo, a pesar de los 8.400 millones de bolívares de financiación de los CLAP y el despliegue militar de las OLP ninguno de estos planes resuelven los problemas que más afectan a los venezolanos, la mala alimentación y la falta de medicinas atentan directamente contra la vida y los DDHH de todos así como también la inseguridad desbordada de la que son víctimas millones de venezolanos todos los días, la pretensión del gobierno en tapar la realidad de las calles solo prolonga el final de esta larga agonía pero la salida y el cambio esta cada vez mas cerca, si hay algo que debemos revocar para siempre no solo debe ser Nicolas sino también el fracaso que representa cada uno de los que hoy desgraciadamente gobiernan.

Pablo Quintero.

@qu1nteroml

Más artículos de esta firma en: Pablo Quintero

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid