Disney Princess no es tan buena, según la ciencia - BuhoWeb.com
Princesas Disney

La franquicia de Disney recaudó cerca de $3 mil millones de dólares en el 2012 gracias a la cultura de las princesas.

Y es que por ser considerado como uno de los juguetes más inofensivos y sin mostrar violencia pareciera a simple vista ser bastante sano para los niños, sin embargo, un estudio publicado en la revista Child Development comprueba que no lo es del todo.

Dentro de las investigadoras está Sarah M. Coyne, quien trabaja en ciencias sociales en el Departamento de Vida Familiar de la Universidad Brigham Young.

Ella ha explicado que al ser científica y madre de una niña quería saber el impacto que representa la cultura de las princesas, de lo cual tras los resultados advierte a padres de familia a ser mucho más conscientes a los problemas que puede representar a largo plazo.

Se estudiaron a 198 niños de edad preescolar, los investigadores entrevistaron a padres de familia y profesores para saber la medida en que los niños logran una interacción directa con productos de Disney y analizar su comportamiento, su autoestima y forma de jugar.

Así como ratitas de laboratorio, por un año completo se les dieron juguetes estereotipados; muñecas y juegos de té -mujeres-; figuras de acción y de construcción -hombres-; y juguetes neutros como pinturas y rompecabezas. A lo largo del tiempo se analizó cuántas veces preferían agarrar cada juguete.

Como era de esperarse, Disney Princess alcanzó un nivel alucinante. Los resultados arrojaron que el 96 por ciento de la niñas y el 87 por ciento de los niños prefirieron agarrar los juguetes de Disney Princess, y que el 61 por ciento de las niñas jugaban con ellos al menos una vez a la semana.

El problema que plantea la investigación es que entre más jueguen los niños con juguetes estereotipados comienzan adquirir una posición que limita su capacidad por hacer otras cosas.

“Sabemos que la niñas que prefieren jugar con los estereotipos femeninos se sienten limitadas en hacer otras cosas. No son tan seguras de que pueden hacer bien las matemáticas o las ciencias; no les gusta ensuciarse, por lo que son menos propensas a tratar de experimentar con las cosas que le rodean”, explicó Coyne.

También hicieron hincapié en que la industria de las princesas también está asociado a generar autoestima baja por los estándares de belleza que plantean, ya saben… mujeres ultra delgadas, con piernas alargadas. Ahora tengan en cuenta que las niñas se introducen a esta estandarización desde los cuatro o cinco años.

Los investigadores explican que con esta investigación no se busca prohibir a que los niños jueguen con juguetes de la industria de Disney, sino que los padres sean conscientes e incentiven a sus hijos a jugar y experimentar con otros juguetes o juegos, la finalidad es ofrecer mayor libertad que con el tiempo se puede traducir en seguridad.

“Me gustaría crear una moderación con todas las cosas, ser más conscientes. Si tienen a sus hijos dejen que participen en todo tipo de actividades, jugar con princesas es una de las muchísimas cosas que les puede gustar o hacer a un niño@”, concluyó Coyne.

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid