Carlos Luna: El problema no es Maduro… - BuhoWeb.com

Es el Sistema, ¡Estúpido!

nicolas maduro

En esta semana escribimos aun con los efectos del Impeachment en Brasil en contra de Dilma Rousseff a flor de piel, y es mucho lo que hemos oído y leído de las similitudes entre el caso carioca y el caso venezolano, tal y como lo mencionó el Dip. Julio Borges, quien le dijo a Maduro “que pusiera sus barbas en remojo”. Lamentablemente no estamos para nada de acuerdo con él, más bien creemos que son casos diametralmente distintos: Mientras que en Brasil ha quedado clara la fortaleza y el respeto al Estado de Derecho, y el Control, Equilibrio y Autonomía de los Poderes Públicos; en Venezuela, el pacto social es cada vez más inoperante, es cada vez menos representativo del todo nacional y vemos como los poderes (salvo el Legislativo) responden a la voluntad del Presidente Nicolás Maduro Moros, y a la intención de perpetuación de un Proyecto Político hegemónico, como lo es la Revolución Bolivariana, aún a costa de un conflicto social de grandes magnitudes.

Volvemos por nuestros fueros y reiteramos lo dicho antes: En Venezuela no hay una Democracia como se define en el mundo Global de hoy. En nuestro país lo que existe es una “Autocracia Competitiva”, dirigida por un “Gobierno Forajido”, que si bien llegó al poder por vía del voto universal, directo y secreto, lo cual le otorga Legitimidad de Origen, su comportamiento en el ejercicio del poder es cada vez más alejado de los cánones propios de un régimen de libertades.

Una de las cuestiones fundamentales del establecimiento de una “Autocracia Competitiva”, es el desarrollo de una estrategia de Des-institucionalización, a la par de una dinámica populista que deje inválida a las instituciones del Estado y postradas a la voluntad del líder personalista; verbigracia, la actitud de los rectores del Poder Electoral. Esto es lo que pasa en Venezuela y por ello la dificultad para la aplicación efectiva del procedimiento del Referendo Revocatorio Presidencial contra Nicolás Maduro Moros.

Adicionalmente el Gobierno Bolivariano busca invisibilizar al ciudadano, que es aquel miembro de una Comunidad Política que tiene deberes y derechos, no solo ante la ley, sino ante el resto de los miembros de esa sociedad para hacerla más fuerte, más próspera y con más altos estándares de bienestar; para sustituirlo por la noción de “Pueblo”, como masa amorfa a la cual tienen que subsumirse los individuos, que es altamente manejable y manipulable ya que no se lleva por criterios racionales sino emocionales y además, que debe ser “Tutelado” por un líder que es el intérprete de la “Voluntad General”

Es por ello que hay que luchar si, por una solución a la Crisis política de Venezuela por vía Democrática, Pacífica y Constitucional, pero siendo realistas respecto a que quien ejerce el poder persigue un proyecto de carácter hegemónico y totalizante y que se resistirá al máximo –quizás hasta el punto de “Quemar las naves”- para salir del poder.

Esperamos estar equivocados, pero el gobierno muestra una vez más su naturaleza anti-democrática cuando ha firmado en el día de ayer un nuevo decreto de Estado de Excepción y de Emergencia Económica Constitucional destinado “para la protección de nuestro pueblo, de garantía de paz, de garantía de estabilidad, que nos permita durante este mes de mayo, junio, julio, y toda la extensión que vamos a hacer constitucionalmente durante el año 2016 y seguramente el año 2017, recuperar la capacidad productiva del país, atender a nuestro pueblo, fortalecer las CLAP, fortalecer los instrumentos de las misiones y grandes misiones y, sobre todo, para preparar, denunciar, neutralizar y derrotar la agresión externa, extranjera que se ha iniciado contra nuestro país”

Con todo lo visto, nos damos cuenta que el Conflicto de Poderes entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo continuará y se profundizará porque La Autocracia Competitiva” necesita el control de todos los poderes… Así sea por la fuerza.

Es por ello que Maduro ha firmado este decreto, y aunque vaya a la revisión de la Asamblea Nacional, y aunque las circunstancias objetivas y alcances no estén claros, igual entrarán en vigencia, y tampoco es de dudar, que por medio de la afirmación de preparar, denunciar, neutralizar y derrotar la agresión externa, extranjera que se ha iniciado contra nuestro país”, pueda también ponerse en marcha un plan para desconocer la AN como cuerpo o vulnerar la investidura de Parlamentarios, así como sus inmunidades parlamentarias para alterar la mayoría absoluta de la Alternativa Democrática, a través de la criminalización del derecho a disentir y a oponerse a un Sistema contrario a las libertades.

Es por esta razón que creemos que la solución para los problemas de Venezuela no es tan solo la salida de Maduro y de la élite política que le acompañan del poder; sino que pasa por una transformación total del Sistema, y para ello, todas las estrategias son necesarias para elevarle el costo de represión al gobierno, al tiempo de construir un acuerdo social integral, cosa que es impostergable antes que el caos se consolide.

Esa estrategia debe estar guiada, primero por un Visión y Proyecto común de país, sustentada en la necesidad de un Pacto de élites que permita alcanzar el poder y ejercerlo de modo sustentable a través de una Política de Estado a largo plazo. Hay que abandonar las agendas particulares y pensar en Venezuela y los venezolanos como prioridad.

A partir de ese acuerdo de Estado, andarán con más fuerza, las labores de los Partidos Políticos y demás Organizaciones de la Sociedad Civil, porque contarán con foco en los objetivos estratégicos para impulsar acciones de Captación, de Participación y de Compromiso de los ciudadanos para trabajar de manera Co-Responsable en la reconstrucción nacional. Pero los partidos, hoy más que nunca deben entender que tienen que dejar de ser simples maquinarias electorales, muchas veces pragmáticas y huecas, y pasar a ser nuevamente plataformas de “Consenso, reflexión y servicio Social a través de una Estrategia de PEDAGOGIA POLITICA”

Al mismo tiempo debemos continuar con la estrategia de informar a la sociedad internacional los desmanes que acá ocurren para que ella camine junto con nosotros en la defensa de la Democracia, el Estado de Derecho y de los Derechos Humanos, así como elevar nuestros niveles de organización social y ciudadana interna para que el venezolano deje de ser un “Habitante pasivo”, y se convierta en un clamor activo de respeto a sus Derechos ante un gobierno Forajido.

Solo así es que podemos cambiar, sembrando valores, estableciendo instituciones donde todos los venezolanos se vean dibujados, y haciendo que TODOS sin excepción seamos motores del cambio por una Mejor Venezuela… Porque no es el Cambio de un hombre, es la transformación de un país…

Carlos Luna.

@carlosjrlunar

Más artículos de esta firma en: http://www.buhoweb.com/etiqueta/op-carlos-luna

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid