Carlos Luna: Delsy y la OEA - BuhoWeb.com

…Y el deber de prevenir y salvaguardar la Democracia.

delsy oea

En algún momento de estos 17 años de desastre nacional pude oír a la Profa. Marta Colomina diciendo “que en Venezuela tenemos Diplomáticos de Carrera… Y Diplomáticos hechos a la carrera”, haciendo alusión a la desinstitucionalización que la Revolución Bolivariana ha desarrollado en el campo de la Política Exterior para anular el carácter de la misma de “Estado” (lo cual se entiende a que la misma se crea y se desarrolla de acuerdo a una agenda y a la persecución de Objetivos de Interés Nacional, donde no debe influir el signo político del gobierno que llegue al poder, dando con ello un sentido de continuidad y coherencia) y convertirla en lo sucesivo en una “Política de Gobierno”, primero que nada que no refleja el sentir de TODOS los venezolanos, que es solo coherente con el proyecto del Socialismo del Siglo XXI, y que deja en ridículo a nuestro país, nos llena de pobreza, miseria y hambre, y deja clara la veracidad del dicho popular de “Claridad para la calle y oscuridad para la casa”

Esa es la lamentable instantánea que nos dejó la Canciller de la República, Sra. Delsy Rodríguez en la OEA este jueves próximo pasado. Toda una crónica de cinismo, contradicciones, ataques y el intento de ser la “Nueva Cuba”, toda vez que pretende crear las condiciones objetivas para que Venezuela y su gobierno sean excluidos de la OEA, para tratar de no tener que ser supervisados ni obligados por esta institución internacional y su régimen internacional más importante, como es la Carta Democrática Interamericana y la Carta Social de las Américas.

La Canciller Rodríguez “más que aclarar, oscureció” respecto del carácter democrático del gobierno de Nicolás Maduro Moros, quien debió haberle dicho al llegar a Caracas desde Washington: ¡“No me defiendas comadre”!, toda vez que el gobierno Huyo hacia adelante desarrollando una estrategia a dos bandas (interna y externa) que consistió en, primeramente a nivel exterior, denunciar que en Venezuela los Estados Unidos son los que están conspirando y son los que atacan a nuestro país, primero a través de la Guerra Económica, segundo, a través del Secretario General de la OEA, Emb. Luis Almagro quien está, junto con la delegación de diputados que viajaron a Washington, fraguando un plan para aplicar la Carta Democrática Interamericana, y tercero, que le habían negado a los funcionarios venezolanos las visas para viajar a Washington para hablar ante el Consejo Permanente de la OEA…

Y todo ello en línea con la extensión decretada por el Senado de los Estados Unidos de extender las sanciones a los funcionarios venezolanos que violen Derechos Humanos hasta 2019.

Mientras tanto, en segunda instancia, y a nivel doméstico, parlamentarios de la mal llamada “Bancada de la Patria” (Y si, digo mal llamada porque aunque yo no estoy del lado de quienes han estruido a Venezuela, yo me considero “tan patriota” como ellos, ya que formo jóvenes libres en la UCV para el servicio al país y he representado hasta hoy a mi patria dignamente a nivel tanto nacional como nternacional), acudieron a la Fiscalía general de la República para denunciar por “Traición a la Patria” a parlamentarios como el Dip. Luis Florido, Presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior, soberanía e Integración de la Asamblea Nacional, así como a los diputados Williams Dávila, Delsa Solórzano, Timoteo Zambrano, entre otros.

Estos hechos lo que hacen es dejar más clara y patente la naturaleza del régimen, que no es otra que la de una “Autocracia Competitiva” que pretende avanzar rauda y veloz a un totalitarismo con tal de permanecer hegemónicamente  en el poder por encima de todo y de todos… ¿O es que aún no nos damos cuenta que están intentando alterar la mayoría alcanzada por la Alternativa Democrática el 6D, al pretender a través de la acusación de Traición a la Patria de revocarles la inmunidad parlamentaria a los diputados que mencioné antes, tan solo porque les duele la cruzada internacional que ellos han emprendido a través de Brasil, Chile, Uruguay, México, Estados Unidos y próximamente Canadá, dejando al rey desnudo?

Además Señora Canciller… por favor lea un poquito lo que son los conceptos de su área de competencia y dese cuenta que usted no vive en la Edad Antigua en la cual ustedes quieren sumirnos a los venezolanos… Vivimos en tiempos de Globalización, o lo que es lo mismo, un mundo interconectado a través de la tecnología “en tiempo real” por lo cual podemos saber lo que pasa en otro país con tan solo un click… Por ende, están pillados; ya que todos los embajadores permanentes de los 34 miembros de la OEA, saben perfectamente lo que acá pasa…

Saben que acá en Venezuela no hay “Guerra Económica”, solo hay un gobierno que bajo su enfermiza obsesión de imponer la Revolución Socialista, ha vuelto al país más dependiente del rentismo petrolero y de la monoproducción, persigue, hostiga, expropia, estatiza, y no crea las condiciones de seguridad jurídica para atraer inversiones tanto nacionales como internacionales…  No venda como hazaña que “Se ha importado alimento para abastecer hasta 3 veces a un país del tamaño de Venezuela”. Si su gobierno de verdad quisiera a Venezuela y el bienestar y la prosperidad de todos, deberíamos dejar de importar porque le informo, Señora canciller, que al importar productos, exportamos nosotros dinero y financiamos el empleo y prosperidad de otros países… Mientras que nuestra gente hace colas, se muere de hambre o de mengua por falta de alimentos o medicinas…

Y además, de ser cierto eso dicho por usted de que “Se ha importado alimento para abastecer hasta 3 veces a un país del tamaño de Venezuela”… Dígame, ¿y donde están o los reales o donde están los productos? Esa debe ser la premisa: ¡No al robo, no a la impunidad! Esa es la verdadera Guerra Económica.

No hablemos del ataque a la OEA y al Secretario General Almagro, que aunque sabemos que responde a lo establecido en el “Primer Plan Socialista Simón Bolívar (2007-2013) y el Programa de la Patria (2013-2019), que hablan, el primero de los documentos de generar una institucionalidad internacional alternativa para debilitar la hegemonía estadounidense y por ende el imperialismo, y el segundo documento que da el mandato de “llevar al mínimo vital a las Organizaciones Neo-coloniales que reproducen el imperialismo (dícese la OEA)”; no es menos cierto que le temen a la presión internacional, le temen –así el Gobernador Henrique Capriles Radonski diga lo contrario-, a la sanción moral y a la pérdida de credibilidad del gobierno venezolano por parte de sus “Primus Inter Pares”, ya que a fin de cuentas, la Política es, esencialmente cosa de PERCEPCION.

Señora Canciller, deje la campaña de descrédito contra la OEA y Almagro, de quien dice “es un operador del Departamento de Estado de los EE.UU. para derrocar a Maduro”, cuando que yo recuerde, era canciller él de un gobierno de corte progresista en el Uruguay, presidido por José “Pepe”  Mujica con quien el difunto Presidente Hugo Chávez mantenía las mejores relaciones ¿o me equivoco?

Deje de querer seguir al pie de la letra el recetario de la Revolución Cubana bajo Fidel Castro que buscó aislarse del Sistema Interamericano para que así, y con el apoyo de la URSS, nadie pudiera supervisar, observar y condenar el carácter totalitario del gobierno de ese país. Esa estrategia por cierto que la misma Cuba paulatinamente va abandonando con el acercamiento a los Estados Unidos, con quien por cierto, Señora Canciller, se abrió el canal de navegación oficial entre estos dos países, quienes le darán prosperidad y bienestar a muchos, más allá de la ideología.

El llamado a los pueblos amantes de la libertad, de la Democracia de los Derechos Humanos y de la Justicia alrededor del mundo, a los líderes y a las organizaciones, es “a no permitir el aislamiento de Venezuela a nivel internacional”, a mantenerse atentos a lo que ocurre en nuestra patria y a elevar la exigencia y la presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro Moros a que respete el Estado de Derecho, el Control y Equilibrio de Poderes, el Respeto a los Derechos Humanos y a la capacidad de los ciudadanos a disentir, sin que esto signifique su criminalización, al respeto de la Voluntad Popular expresada a través del voto, y al respeto a la Libertad de Expresión, Información y Pensamiento; como parte del Deber de prevenir y salvaguardar la Democracia, ante los abusos del poder.

Carlos Luna.

@carlosjrlunar

Más artículos de esta firma en: http://www.buhoweb.com/etiqueta/op-carlos-luna

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

 

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid