Leonel Colina: Se nos va el avión - BuhoWeb.com

Aeropuerto Maiquetia

Imaginemos por un momento un país diferente; que se llame igual, con las mismas bellezas naturales y con el mismo potencial turístico, pero con algunos cambios.

Hace poco viví una experiencia muy común en estos tiempos; el vuelo en cual regresaría a Caracas desde El Vigía me dejó. Lo cerraron antes de la hora y vendieron los asientos ‘vacíos’. Luego de permanecer 7 horas en un aeropuerto que aún se apellida Internacional –pese a que únicamente salen vuelos a Porlamar y Caracas, y sólo 3 vuelos diarios-, pagamos una multa por el cambio de boleto y obtuvimos nuestro boarding pass antes de la hora de cierre del siguiente.

En la sala de abordaje, hicimos lo que –al parecer instintivamente- hacemos los venezolanos: una cola. Es inevitable escuchar conversaciones de otras personas y a veces, irresistible responder con algún comentario. Se escuchaban quejas asociadas a escasez, inflación, mal servicio del aeropuerto, imposibilidad de viajar en autobús, y sobre todo acerca de la inseguridad, y es que ¿quién puede decir que no ha sido afectado de una u otra manera por esa crisis?

Escuchando a las personas que tenía cerca, pensaba en lo mucho que se parecen las realidades de cada región. Aunque la propaganda diga que en Caracas no hay racionamiento eléctrico; la verdad es que padecemos todos los males que vive cualquier otro ciudadano en cualquier estado del país; no resistí, me metí en la conversación. Antes de subir al avión, una señora con la que tenía rato hablando comenzó a llorar, terminé abrazándola y luego supe que lloraba por su hijo, asesinado 15 días atrás en Caracas (donde vivía), que dejó dos niños pequeños ahora a cargo de su abuela. Me decía que no iba a exigir justicia, que el Gobierno no es capaz de eso, y que sólo viajaba para buscar a sus nietos y vender la casa.

Esa venezolana, es testimonio de esto a lo que han arrastrado a nuestro país, no está vendiendo sólo una casa, está tratando de arrancarse el dolor de la frustración, y yo, también como venezolano, acompaño el dolor de cada víctima, me niego a dejar de luchar.

Ahora; imaginemos ese país nuevo, reconstruido, en el cual todos respetemos la libertad del otro y valoremos la nuestra, en el cual nos reconozcamos. Que se llame Venezuela, y donde todos estemos orgullosos de decir que somos venezolanos.

Leonel Colina.

@LeonelColina

Más artículos de esta firma en: http://www.buhoweb.com/etiqueta/op-leonel-colina

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid