Dip. Delsa Solórzano: “Soy una mamá todera” - BuhoWeb.com
Delsa Solorzano

Para esta dirigente venezolana del partido político Un Nuevo Tiempo a pesar de las dificultades y su agenda política es importante llenar a su hijo con el calor de mamá.

A Delsa Solórzano lo único que le “agua el guarapo” es su único hijo, un niño de 10 años llamado Pedro. Esta diputada, quien actualmente preside la Comisión de Política Interior, es una mujer diferente a la aguerrida opositora, que por años ha impulsado el respeto de los derechos humanos en Venezuela, cuando habla de su familia, especialmente de su hijo.

Se muestra sensible, le cuesta no aguantar las lágrimas cuando piensa en Pedro y no se limita a expresar el inmenso amor que siente por él. “Desde los seis meses está conmigo trabajando. Apenas pude sacarlo (de la casa) comenzó a venir al trabajo conmigo”, cuenta.

Dentro de esta coyuntura le ha tocado ser madre, esposa, política y diputada. Para ella su familia son ellos dos. Nadie más. Ni su padre ni su madre, ambos guerrilleros en los años 60, los incluye.

Cuenta que su madre actualmente padece Mal de Parkinson y que ha tenido que sortear todas las dificultades para encontrar su medicina. Mientras que la relación con su padre, César Solórzano, no ha sido buena desde hace 14 años por motivos políticos, aunque confiesa que ha intentado restablecer la relación, no ha tenido éxito. “Si la prisión política trae como consecuencia la división familiar, pues con mucha más fuerza voy a luchar para que ninguna familia venezolana pase por esto”.

Delsa Solorzano y su familia

Dentro de esta coyuntura le ha tocado ser madre, esposa, política y diputada. Para ella su familia son ellos dos, su esposo e hijo.

Para esta dirigente de Un Nuevo Tiempo a pesar de las dificultades y su agenda política es importante llenar a su hijo con el calor de mamá, por eso se levanta todos los días a prepararle el desayuno, si llega tarde y lo encuentra dormido se acuesta con él, y si le toca irse de viaje le deja todo listo para la semana. Busca ser una “mamá todera”.

Aunque tiene el tiempo limitado asegura dedicarle tiempo a su hijo Pedro, que según cuenta es un niño compresible y un gran apoyo. “Siempre tiene una palabra de aliento. Tener un hijo que comprenda que mamá lucha por él, es una bendición y un reto”, dice.

Pedro, con su corta edad, es un niño que entiende y acepta la vida política de su mamá, incluso cuando les ha tocado ir al cine sin llegar a entrar porque a su mamá le toca atender a las personas que la admiran. “Fuimos a ver Jurassic World, la función era a las 4:00 pm y yo estaba atendiendo a unas personas que se me acercaron cuando se hicieron las 5:00 pm y Pedro me dice: ya sé que no veremos la película”.

Delsa Solorzano y su hijo votando

“Siempre tiene una palabra de aliento. Tener un hijo que comprenda que mamá lucha por él, es una bendición y un reto”, dice

La inocencia de Pedro también incluye su comprensión ante situaciones más difíciles. Lo más duro ha sido explicarle a su hijo las constantes amenazas y la posibilidad de que sea encarcelada. Un día este niño de 10 años le dijo a su mamá: “si te meten presa, todos los domingos cuando haya visita te llevaré todas mis tareas”.

Pero Pedro también tiene su carácter. Delsa cuenta que aunque en momentos puntuales su hijo le demanda su presencia, cuando se trata de actividades para recolectar artículos de primera necesidad para los niños le dice: “no me importa si tienes sesión, tú vas”.

A Delsa se le quiebra la voz. Se le hace difícil no aguantar las lágrimas de pensar en lo duro que ha sido criar a su hijo en medio de este contexto político. Le agradece a él y a su esposo, Luis Izquiel, por su apoyo y amor. “Mi esposo es un hombre maravilloso, sin él no podría lograr llevar las dos vidas: la de madre y política”.

Delsa-Solorzano-diputada-de-la-MUD

“Desde los seis meses está conmigo trabajando. Apenas pude sacarlo (de la casa) comenzó a venir al trabajo conmigo”, cuenta

Esta diputada resalta que seguirá trabajando duro para que Venezuela sea un lugar seguro y que se pueda vivir en condiciones dignas.

Asegura tener admiración y respeto por todas las madres del país que día a día luchan por el bienestar de sus hijos y sufren de miedo, porque no saben si sus hijos volverán cuando salen de la casa. “He visto a madres llorar diciéndome con felicidad que tuvieron que mandar a sus hijos fuera del país para que no se los maten aquí”, dice.

Fuente: Analítica.com

 

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid