50 Tips financieros que no aprenderás en la Universidad - BuhoWeb.com
finanzas

Si tu eres de esas personas que acudieron a una Universidad y de pronto tomaron una clase o dos de contabilidad, administración, economía, finanzas y no aprendieron ¡NADA!, no te preocupes, la mayoría de esas clases son técnicas y carecen de valor, de sustancia. Es como tener una caja bien bonita de DHL, muy grande, pero llena por dentro del material que usan para cuidar los regalos; sólo que en la caja no hay regalo…

Si la Universidad se trata de entrenarnos para nuestro próximo trabajo, ¿No nos deberían ensenar cómo utilizar el dinero que VAMOS A GANAR en el trabajo? ¿A quién le corresponde eso? ¿A nuestros padres que nos veían en casa un par de horas, 3 cuando máximo porque pasábamos todo el día en la universidad?

Estos simples pasos pueden ayudarte a enderezar tus finanzas. Recuerda que más del 80% de las personas vive mas allá de sus posibilidades, casi todos tienen deudas en sus tarjetas de crédito y muchos otras deudas adicionales; así que cualquiera de estas recomendaciones serán dolorosas al principio, pero te llenaran de satisfacciones al momento de retirarte, o en caso de emergencia.

Los pasos dolorosamente ciertos pero casi nunca seguidos:

  1. Págate primero. Trata de colocar al menos 10% de tu sueldo en una cuenta de ahorros; hazlo de manera automática: apenas te llegue el cheque, dile a tu banco que automáticamente te lo deposite en una cuenta.
  2. Gasta menos de lo que ganas. A pesar que esto parece obvio, muchos simplemente “no le paran” y viven a un mes de sueldo de distancia a la bancarrota. Deja de gastar y comienza a ahorrar.
  3. Paga tus facturas a tiempo. Evita pagos adicionales por atraso, y de paso aprende cuánto dinero estás gastando en tus facturas.
  4. Evita endeudarte en la medida de lo posible. Quedan fuera de esto las hipotecas o los préstamos estudiantiles. Sin embargo trata de pagarlos rápido.
  5. Haz un presupuesto. La mejor manera de organizarte es teniendo un mapa financiero. Una buena hoja de cálculo te ayudara a seguir esos gastos innecesarios y así los podrás cortar, ahorrándote un monto.
  6. Establece metas concretas. Tienes que saber cuándo vas a comprar una casa, cuándo vas a cambiar el auto, y cuánto piensas gastar en cada uno de ellos. Establece la fecha de la adquisición en lo posible.
  7. Manten un fondo de emergencia. Unos 1.000 dólares de emergencia más otro fondo un poco mayor que cubra 3 meses de tus necesidades básicas serán suficientes. Trata de colocarlo en una cuenta de ahorros de altos intereses y de fácil acceso.
  8. Mantente Educado. Recuerda que la mejor inversión que puedes hacer es EN TI MISMO; cualquier habilidad o estudio que permita incrementar tu valor en el mercado es fácil de pagar. Por ejemplo: un curso de ventas de una semana cuesta 3.000 $ pero incrementar las ventas en tu negocio te permite un retorno de 100% de ese gasto en menos de un año.
  9. Ahorra para la carrera de tus hijos. Tú deberías ahorrar suficiente para cubrir un tercio del costo total de la universidad de tus hijos. Para aquellos que tengan la suerte de estar en educación gratuita, este ahorro permitirá un mejor desempeño de tu hijo en la universidad (auto, libros, cursos, alojamiento, etc.).
  10. Pregunta por un Aumento. ¿Consideras que estas generando más valor para tu empresa que los demás? ¿Tu desempeño es “Sobresaliente”?. Deberías anotar todos los beneficios que le generas a tu empresa y mostrar con números lo que han ganado, y tu jefe notara que el valor generado no se compara con un aumento de sueldo.
  11. Trata de conseguir certificados profesionales. Algunas profesiones ofrecen certificados que, si los ganas, pueden generar un mayor salario. En mi caso estoy apuntando a terminar el PMP.
  12. No te gradúes en literatura. No hay nada de malo en eso, te puedes graduar en lo que tú quieras. Solo ten en cuenta que 6 de los 10 grados más solicitados –y con mayor salario- son grados de ingeniería, con los Ingenieros Químicos en el tope de la lista.
  13. Consigue Tarjetas de Premios: Las tarjetas de suelen dar descuentos en productos, y a veces súper descuentos ciertos días de la semana. Ten tarjetas de cada lugar donde vas, busca siempre las ofertas y con esto generarás un ahorro constante, porque son consumos mensuales de artículos básicos.
  14. Paga TODA tu tarjeta de crédito. Utiliza el método del “efecto Bola de Nieve” y la hoja de cálculo para listar todas tus deudas; mantente en el plan y por favor no te endeudes más.
  15. No uses tu tarjeta de crédito para obtener avances de efectivo. Aparte de que los intereses son horriblemente altos, te desmoralizan financieramente. Destruye el pin que te llega para que no puedas hacerlo.
  16. Protégete de los Fraudes. Revisa tus recibos, religiosamente, todos los meses. Guarda todas las facturas. Mantén una línea directa con el banco y visítalos todos los días en caso de tener algún problema con el robo de identidad.
  17. Paga todo el balance de tu tarjeta de crédito al final de cada mes. Si dejas de pagar todo el saldo, te expones a altos intereses. Como lo demostramos antes, pueden pasar años antes de que pagues todo el saldo si dejas que se acumule.
  18. Evita los prestamistas. La Línea pequeña que nunca leemos: Son intereses muy altos, son peligrosos. Si necesitas efectivo de emergencia, acude a un banco primero y buscar por una línea de crédito o un sueldo por adelantado (overdraft account).
  19. Ten cuidado con las hipotecas. Si tú quieres hipotecar tu casa por segunda vez, ten cuidado: revisa bien con un agente inmobiliario el valor de tu casa; pero el riesgo de perder tu vivienda no vale el riesgo.
  20. Compra un carro usado. Las marcas japonesas hoy en día ofrecen garantía de 10 años, así que un auto de 2-3 años de antigüedad todavía tiene rueda y kilómetros para recorrer. Además, el valor del auto ya se encuentra depreciado. Deja el auto nuevo para cuando adquieras Seguridad Financiera, ¿ok?
  21. Trata de deshacerte de las cosas que no utilizas vendiéndolas. Ventas de Garage, Ebay o Mercadolibre, a través de avisos en tu condominio. Cualquier cosa que puedas vender vale, no importa si haces una ganancia o no, recuerda que nos referimos a cosas que no utilizas, que ya se pagaron.
  22. Se paciente. No necesitas la nueva Mac. Espera un mes o dos y verás como el precio baja considerablemente (No aplicable para nuestros lectores en Venezuela, lo sentimos). No esperes ser el primero en todo.
  23. Compra tickets de avión lo más anticipadamente posible. Trata de comprar tickets para viajar en Marzo, cuando en realidad viajas en Diciembre. La diferencia: 35% menos.
  24. Trata de usar tus millas gratis lo más posible. Hoy en día todas las líneas ofrecen millas gratis; aprovéchalas. Si no tienes suficientes millas para usarlas, compra las que te faltan, todavía será más barato que un ticket completo.
  25. Nunca, pero nunca, compres garantías extendidas. Muchos artefactos electrónicos ofrecen garantías extendidas. Hay una razón por la que las garantías extendidas son ávidamente ofrecidas: Son muy rentables (para el negocio que las ofrece) porque nadie o casi nadie las usa.
  26. Haz tus propias comidas. Si siempre has tenido curiosidad por la cocina, aprende unos cuantos platos suculentos y ponte manos a la obra. Además, comer afuera es siempre muy costoso, y no siempre es placentero (pago de estacionamiento, pago de comidas, propinas, porcentaje de servicio, etc.).
  27. Haz tu casa eficiente. Bombillos de alta eficiencia, sellado de las ventanas, colocación de tablas debajo de las puertas, aumento de 2 grados en el aire acondicionado, uso de ventiladores, desconecta los artículos que no estés usando, entre otros.
  28. Consigue un mejor plan para tu celular. Si tienes tu plan por más de 2 años, existe mucho chance de conseguir uno nuevo que te provea de mejores beneficios. Recuerda que a medida que pasa el tiempo, la pelea por los clientes es más feroz. Aprovecha esa oportunidad.
  29. Costos bancarios son para holgazanes. Si revisas con tu banco cuánto te cargan por tener la cuenta con un balance mínimo te pudiera dar una embolia. Si te están cobrando en exceso, múdate a un banco que no lo haga: así de simple.
  30. Mantén un seguimiento a tus gastos. Al menos por un mes, mantén un lugar donde guardar todos tus gastos. Analízalos, consigue formas de ahorrar (ese café que compro por 5 dólares diarios, ¿lo puedo alternar con uno barato? ¿Puedo tomar el metro en vez de llevarme el auto? Revisa tus prioridades y descarta lo demás.
  31. Guarda tu auto. Utiliza bicicleta, pide el aventón, toma transporte público. Ahorrarás en gasolina, estacionamiento, y multas por exceso de velocidad.
  32. Usa tus millas frecuentes lo más rápido posible. Recuerda que las aerolíneas están venciendo las millas más rápido que en el pasado.
  33. Compra en las tiendas patrocinadas por los sistemas de viajeros frecuentes. American Carlines tiene unos muchos vendedores asociados, en los cuales puedes ganar una milla por cada dólar que gastas. Aprovecha eso.
  34. Negocia los costos asociados. Por ejemplo, pregúntale a tu banco que te exima de pagar penalidad por pagos atrasados. Muchas veces, ellos lo hacen, así que no pierdes nada con preguntar. También es bueno preguntar por descuentos en las tiendas, de nuevo, ¿¡Qué puedes perder!?
  35. Usa los cupones. Coupons.com y Restaurant.com son los mejores que usamos.
  36. Asegúrate tu mismo contra la ruina financiera. Como lo hablamos anteriormente, no debería haber una prioridad mayor que un seguro médico. Sin él, y tu salud virando hacia lo peor, las facturas de una clínica pueden arruinarte fácilmente a ti y a tu familia.
  37. No utilices los seguros como vehículos para invertir. Olvídate de esos seguros de por vida que generar intereses. Ni la liquidez ni la certeza de que los intereses te harán ganar dinero, están de tu lado.
  38. Ten suficiente. Tu seguro de vida debe ser capaz de reemplazar al menos 5 años de tu salario, o 10 años si tienes niños y muchas deudas.
  39. No tengas demasiado. Si eres soltero, joven y saludable, no necesitas seguro de vida.
  40. Piensa en el seguro antes de comprar un auto. Los colores rojos, los autos deportivos, las camionetas de lujos; todos ellos tienen algo en común: pagan más seguro que los demás.
  41. Escoge el seguro de vida adecuado. No porque te lo vendan como “el más barato”, o el de “mejor cobertura” significa que sea el adecuado para ti. Revisa por internet, llama a diferentes compañías, escribe en una hoja las ventajas beneficios.
  42. Compra los seguros a una misma compañía. No quieres lidiar con diferentes agentes, costos, gastos, culturas. Además, puedes conseguir un descuento si compras el seguro de auto, de vida y médico a una misma aseguradora.
  43. Escribe un testamento. Quizás no estemos acostumbrados, pero un testamento resuelve muchas tensiones familiares que suceden después que nos vamos de esta tierra. Además te permitirá “descansar en paz”. Escribe, séllalo y protege a las personas que tu amas.
  44. Ahorra YA. No importa si tienes cuatro o 40. Tú deberías comenzar a ahorrar poquito al principio y a medida que ajustes tus gastos, pagues tus deudas y te organices, comienza a ahorrar más. Ponte una meta de ahorrar algo este mes, ¿Ok? Si no tienes cuenta separada donde colocarla, utiliza una caja de zapatos. Llega con la caja de zapato a fin de mes al banco y deposita lo que hayas ahorrado. Llévate a tu hijo, enseña con el ejemplo.
  45. Paga las deudas con alto interés antes de ahorrar. Como hablamos antes, el proceso es: fondo de emergencia +pago de deudas+ ahorro. No vale la pena ahorrar al 5% de interés cuando debes en las tarjetas de crédito al 18%.
  46. Guarda al menos 10% de tu salario para tu fondo de retiro. Esto te ayudará a tener el retiro que siempre has soñado.
  47. Mantén al menos 3 sueldos en tu fondo de emergencia.
  48. Abre una cuenta de ahorros. Recuerda el pazo 43. Llega a tu banco de preferencia y comienza ahora.
  49. Establece un plan automático de ahorros. Deberías ser capaz de lograr que el banco te deduzca automáticamente tus ahorros al llegar tu salario. Así, te estarías pagando primero a ti mismo antes que a tus acreedores. Es una buena estrategia para forzarte a ahorrar y a vivir por debajo de tus posibilidades.
  50. Evita la tarjeta de débito. En tu cuenta de ahorros, y por eso se le llama “ahorros”, el único acceso que necesitas es la libreta. Una tarjeta de débito sólo atrae la tentación de gastarte el dinero en algo que no necesitas o que te generará 10 minutos de satisfacción instantánea y toda una vida de lamentaciones.

¿Ya conocías algunos de estos tips?

Leer más

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid