4 razones que empujan a los hombres a los brazos del sexting - BuhoWeb.com
sexting

La pregunta clave es: ¿Qué pasaría si tu chica viera los mensajes que intercambias con esa “buena amiga”? Piensa cuánto tiempo dedicas a tu relación virtual, analiza si realmente sientes la necesidad o la obligación de contestar a una serie de mensajes al día y descubrirás si estás a punto de adentrarte en aguas pantanosas….  y si aún no lo sabes, aquí te traemos 4  razones que te empujarán a los brazos del sexting.

1.- “ELLA ME ENTIENDE MEJOR QUE NADIE”

Las relaciones online son como un oasis. Una persona que siempre te da la razón, que te apoya, que te admira… ¿Estás seguro de que es así? A ver, es muy fácil escribir “que tengas suerte con la reunión de esta mañana” cuando quien te lo dice no ha aguantado tu malhumor durante los días previos o no ha tenido que asumir las tareas de casa, porque tú te tenías que quedar a trabajar hasta las quinientas. Y hace ilusión recibir ese mensaje, pero también deberías valorar que hay detalles menos lucidos pero que demuestran que te están apoyando.

Por otra parte, cuando conoces a alguien muestras lo mejor de ti mismo. Pero eso es el principio de una relación. ¿Estás seguro de poder mantener ese nivel? ¿Crees que no te empezarán a poner negro cosas de ella? Sé sincero contigo mismo y no te dejes llevar porque tu ego esté creciendo como la levadura de un pastel.

Zona de peligro

Te ocurre algo y sólo tienes ganas de comentárselo a tu amiga virtual, de escuchar sus consejos, que valoras más que los de tu entorno. No lo niegues: esa chica es más que una amiga y es hora de decidir si das un paso al frente o huyes de la tentación. Sé realista y toma la mejor decisión.

2.- NO TE SATISFACE TU VIDA

Una cosa es la fascinación que te puede producir conocer a una chica con la que estableces una relación virtual y otra, muy diferente, es que ella se convierta en la persona que llene los vacíos de tu vida. Vamos: es mucho más fácil que tu amiga virtual acabe siendo algo más si tu relación está haciendo aguas. El desgaste de una relación es progresivo y muchas veces no somos conscientes de ello o no tenemos valor para admitirlo hasta que ocurre algo que nos hace darnos cuenta de todas las cosas que queremos y no tenemos. Y una nueva persona pone de manifiesto todo esto.

Si te encuentras en esta situación, deberás evaluar qué es lo que falla de tu relación y si crees que tiene remedio o quieres que lo tenga. Si no, lo mejor no es alargar la agonía. Aunque es muy fácil decirlo y bastante difícil llevarlo a la práctica. Intenta pensar si realmente eres feliz con tu chica y te imaginas en el futuro con ella, y toma la decisión más adecuadada.

Zona de peligro

Si realmente estás pensando en romper con la relación que tienes, deberás ser prudente. Lo primero es no hacer que la otra chica se cree expectativas hasta que estés completamente seguro de que vas a dar el paso. Y después saber en qué punto está ella, si también tiene ganas de tener una relación contigo y ya le va bien con la virtualidad. Lo mejor es poner las cartas sobre la mesa.

3.- UNA VEZ Y NO MÁS

¿Estás convencido, Santo Tomás? Ésta es la excusa típica para pegarse un revolcón con una chica que te gusta y justificarse a uno mismo. Las excusas mentales son muchas: “Así mato el gusanillo”, “después de esto, se acabó”, “ella lo entenderá igual que yo”… Y, bueno, hay veces en que puede ocurrir. También hay tréboles de cuatro hojas. Pero, en general, no nos engañemos: es difícil. Para que funcione y que después no haya líos, las expectativas de ambos deben ser las mismas y es difícil hablar del tema claramente: “Oye, mira, echamos un polvo y no nos volvemos a ver”. Digamos que no es una frase precisamente excitante. Por ello, deberías encontrar otras formas de dejar claras tus intenciones sin ser tan explícito.

Zona de peligro

No acaba ahí. Si es por tu parte, tendrás que plantearte qué es lo que quieres. Si ella insiste y tú tienes claro que no volverá a ocurrir, deberás ser claro y mantenerte firme.

4.- TRES MUJERES CON LAS QUE TIENES FANTASÍAS

En el bar del hotel

Tu fantasía
Estás de viaje. Un bellezón te está haciendo caso. Tomáis unas copas y acabáis en la cama.

Imagina esto
Decirle a tu mujer que tienes herpes genital (los condones no son infalibles, chaval). Si no quieres que la cosa vaya a más, ni se te ocurra enviarle una solicitud de amistad por Facebook (ni aceptar la suya).

Una compañera de trabajo

Tu fantasía
Pasáis mucho tiempo juntos. Y empiezas a creer que ella quiere más.

Imagina esto
Que te dé calabazas. Según se afirma en la revista Journal of Social and Personal Relationships, los hombres se sienten más atraídos que las mujeres por los compañeros de trabajo del sexo contrario.

Una chica por Internet

Tu fantasía
Esta mujer quiere rollo pero sin ataduras, y está buenísima en la foto de su perfil.

Imagina esto
¿Esa foto no será de hace 10 años? ¿Seguro que es todo lo que dice? No hay nada más fácil que mentir por Internet e igual le estás dando cuerda a un bromista que se está partiendo la caja contigo.

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid