Carlos Rincones: ¿Por qué Louis Vuitton se fue de Venezuela? - BuhoWeb.com
Louis Vuitton

En el año 1999 entraba a Venezuela por la puerta grande, la marca de marroquería más lujosa  del mundo anunciando desde sus inicios que sería un amor para siempre. Pero la vitrina más codiciada del Centro Sambil sorpresivamente bajó sus santamarías indefinidamente en 2010, y muchos nos preguntamos: ¿Qué le pasó a la Louis Vuitton? Pero si se la pasaba full de gente.

En Venezuela desde 2003 el gobierno como representante del pueblo, decidió asignar los dólares con el fin que no solo los ricos tuviesen acceso a la divisa que mueve al mundo. Esto resultaba lógico para los economistas más ortodoxos a fin de darle un valor al bolívar que venía en caída libre gracias a los gobernantes de los años 90.

Con un barril de petróleo en franco aumento, pues era de matemática simple, un ingreso alto, un país próspero, y la tienda de Louis Vuitton a reventar. Todos pagábamos carteras de 6000 dólares, a bolívares sobrevalorados. Éramos de nuevo los ricos del barrio. Esos eran 3 meses de trabajo; es decir, nada. Éramos de nuevo la Venezuela saudita.

Pero en las oficinas del consorcio más exclusivo del mundo (LVMH) con sede en París, se gestaba la conspiración contra Venezuela más infame del mundo. Y todo empezó porque un político socialista llamado Pedro Carreño, empezó a lucir lo que solo era accesible para el jet set europeo. Obviamente el tema corrió como la pólvora, y de pronto todo el mundo en

Venezuela iba al Sambil y salía con las manos cargadas del logo de la prestigiosa marca. En París más de uno se rascaba la cabeza. La apreciación de la marca dejaba de ser de ostentación, porque los venezolanos la habían hecho accesible. El valor de cambio de la mercancía había sido suplantado por su valor de uso: una simple y mortal billetera de cuero.

Pero en París defensores a muerte del libre mercado y de la libre competencia, decidieron tomar la delantera y empezaron a vender a dólar libre en su tienda de Caracas. Ya la cosa pintaba fea para Venezuela pero había suficiente liquidez monetaria. El gobierno venezolano empezó a imprimir billetes de fantasía no para sacarnos de la pobreza, sino para que Pedro Carreño y sus fans, pudieran seguir yendo al forumshop del Sambil, sin duda, el metraje más costoso de la tierra de Simón Bolívar.

Louis Vuitton dijo: ¡Imposible!, lo que nos faltaba, estos van a acabar con el lujo que representa nuestra marca de casi dos siglos solo accesible para la crema y nata del mundo. Lo mejor que podemos hacer antes que estos prostituyan nuestro imperio es dejar ese pequeño país llamado Venezuela.

Carlos Rincones.

@crincones57

Más artículos de esta firma en: http://www.buhoweb.com/etiqueta/op-carlos-rincones

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid