Fernando Martínez: La dictadura de los egos - BuhoWeb.com
Carta al ego

No es una innovación de conceptos. No es una nueva forma de poder, producto de las redes sociales y la tecnología. Es un engendro silencioso, que camina dentro de nuestras conversaciones, tiene vida propia, que va tejiendo sus artimañas para hacernos creer lo que no está a la vista de nadie.

Es un macabro régimen que obedece a nuestras miserias. En mi opinión, no existe religión o dios tal que pueda omitir las miserias y las debilidades; es una condición humana contra la cual no vale la pena luchar, no dejará de estar.

El pragmatismo se hace cada vez más directo, aunque cada vez más encubierto. Da en el clavo, estudia tus frustraciones, las explota, te busca por donde no quieres que te encuentren, te seduce. Analiza cada aspecto de tu –nuestra- cultura, las necesidades de nuestra época, lo que nos satisface como personas.

Luego de ubicarte en el mapa, procura controlarte. Pero sólo “procura”; las órdenes son muy evidentes y los pondría en evidencia, te da un abanico de opciones de las que no puedes escapar, porque no tendrías piso alguno. Te convence que lo que haces es importante e indispensable. Te da vida, pero no una vida que es decidida por ti, sino que siembra todos los significados contextuales que así lo parezca. Y, frente a este argumento de vida, éxito y expectativa, no permite, bajo ningún concepto, rebeldía de pensamiento.

Es la dictadura de los egos. No tiene una ideología específica bajo la cual se inspire. Puede cambiar. Su ideología esencial es el control del poder de manera expansiva. No te convence, sólo te muestra un camino, el cual deberías decidir, porque, si no, según ellos, sería el camino al infierno: el destierro social. Te argumenta que jamás pudiste haber sido lo que eres gracias a ellos, a la encubierta dictadura, que no es más que la que descubrió tus debilidades -y las conoce mejor que tú-, y la que te muestra que tienes un lugar privilegiado que jamás pudiste alcanzar sin ellos.

Pero no es tan mala. Te enseña que puedes, que eres capaz, capaz de desarrollarte y seguir un ideal, te mantiene en vilo, en un lugar especialmente indicado para ti. No podría ser para otro. Sería un peligro que pensaras que podrías ser remplazado, porque te impulsaría a una rebelión catastrófica. Esa rebelión inicia cuando tu “ego” se transmuta, para un nuevo renacer, un nuevo ego que no depende de ellos, sino de ti, el cual no conllevaría necesariamente a la abolición de la dictadura, pero sí a tu propia libertad: conocerte a ti mismo.

Fernando Martínez.

@ferchomr90

Más artículos de esta firma en: http://www.buhoweb.com/etiqueta/op-fernando-martinez

¿Quieres escribir con nosotros? Envíanos tu propuesta al correo: opinion@buhoweb.com

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid