Rubio, el latino centrista que busca la Casa Blanca - BuhoWeb.com
150412_MarcoRubio_CropB-892×400

Por un buen tiempo, los líderes del Partido Republicano han esperado la llegada de una figura de concertación como alternativa a las posturas ultraconservadoras de Cruz o extremistas de Trump, con las que muchos creen que será difícil recuperar la Casa Blanca.
Con su tercer lugar en Iowa, Rubio es “el candidato de consenso del centro”, dijo el estratega republicano Douglas Gross a la agencia Reuters, en la ciudad de Des Moines, Iowa.

El joven senador de Florida se encuentra ahora bien posicionado para ganar más apoyo en Nuevo Hampshire, el siguiente estado que sostendrá elecciones primarias, el próximo 9 de febrero.
Allí fue donde voló inmediatamente Rubio, después de la jornada en Iowa, con el argumento que no sólo la contienda por la nominación republicana se volvió una carrera entre tres aspirantes, sino que es él quien saldrá victorioso.
“Cuando yo sea el nominado, vamos a unificar nuestro partido y vamos a unificar el movimiento conservador”, declaró ante sus adeptos la noche del lunes, en Des Moines.
Fue un discurso que sonó como una celebración de victoria y que tocó los mismos temas repetidos durante su campaña en Iowa.

 

Hijo de Inmigrantes

Sus padres abandonaron Cuba en 1956 y pusieron rumbo a Estados Unidos donde su padre trabajó de camarero y su madre de limpiadora de hotel.
Rubio se licenció en derecho gracias a una beca y se lanzó a una fulgurante carrera política.
“Mis padres consiguieron lo que se conoce como el sueño americano”, dijo el senador republicano de 43 años. “¿Pero es ese sueño todavía posible?”.
Mensaje positivo
En realidad no se alejan mucho de los objetivos mencionados por Cruz y Trump: el combate contra el autodenominado Estado Islámico, control de inmigración y la revocación del sistema de salud pública promulgado por el presidente Barack Obama.
La diferencia es que Rubio logra envolver su retórica política dentro de un espíritu positivo.
El electorado se identificó con el mensaje “positivo” de Rubio.
“No es suficiente tener ira”, manifestó en vísperas del voto en Iowa. “La ira no es un plan. La ira no es la solución”.
El electorado en Iowa respondió a su mensaje y fortaleció su imagen como la mejor opción republicana para vencer a Hillary Clinton –de ser ella la candidata demócrata- en las elecciones presidenciales de noviembre.

Con este nuevo impulso, Rubio tratará de atraer a los simpatizantes de otros aspirantes moderados como el exgobernador de Florida Jeb Bush, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, o el gobernador de Ohio, John Kasich. Aunque no tuvieron una buena noche en Iowa, estos últimos tres han colocado sus esperanzas en Nuevo Hampshire.
Sin embargo, estarán enfrentados a un rival con nuevo oxígeno y viento en sus velas.

demás de votos, Rubio querrá atraer el dinero que apoya esas campañas. Sus arcas se encuentran muy por debajo de las de Ted Cruz, que ha recaudado US$47 millones en donaciones, y de los aparentemente infinitos fondos del multimillonario Donald Trump.
Las encuestas en otros estados no se ven muy favorables para Marco Rubio, pero en vista de los sucesos en Iowa, las cosas podrían cambiar rápidamente.
Aun cuando no logre victorias importantes en los estados del sur, durante las primarias conocidas como “Súper Martes”, el 1 de marzo, es probable que tenga suficientes recursos para dar una larga pelea por la nominación.

 

 

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid