15 pesadillas que toda mujer ha vivido con el maquillaje - BuhoWeb.com
Maquillaje

Sopla el viento. De pronto, mechones de tu cabellera se adhieren a tus labios con lipgloss. Pero, eso no es todo. Este es solo un ejemplo de las múltiples pesadillas que vivimos las mujeres con el maquillaje. Por eso, BuzzFeed presentó un artículo sobre Las 23 pesadillas que todas las amantes del maquillaje han experimentado en algún momento. Tras leerlo, supimos que te gustaría enterarte de al menos 15 de ellas. Aquí las reproducimos para ti.

  1. No sacarle bien la punta al delineador. Justo cuando vas a aplicarte delineador negro dentro del ojo, sientes que algo te raspa. Sí, una astilla de madera puntiaguda te cae justo en la esquina del ojo. Ouch! Y de más está decirte, que se salen las lágrimas y se arruinan el corrector (concealer) y el delineador.
  2. Descontinuaron tu producto favorito. ¡Qué dolor! Como bien plantea Alex Álvarez, la autora del artículo. “¡Necesito un momento para reponerme!”, dice.
  3. Lipstick en los dientes. Álvarez expone con dramatismo que podría pasarte justo cuando terminas una entrevista de trabajo. Pero, igual de terrible es cuando te pasa hablando con el chico que te encanta en tu vecindario o peor, en la consulta del médico.
  4. Arruinar la línea negra debajo del ojo. Vas bien, haces la línea de arriba con delineador. Pero de pronto, cuando vas a completar la línea de abajo, la haces más gruesa de lo que deberías y como dicen en Buzz Feed, terminas con los ojos como si fueras un oso panda.
  5. Estornudar mientras te aplicas el rímel. ¡AY! Álvarez hace uso de símbolos para expresar su molestia. La reacción siempre es la misma, alguna palabra de uso popular cargada de hostilidad sale de nuestra boca.
  6. Usar una base que no es tu tono. Esto sucede muchoooooo. Más de lo que debería. “Maldita sea, invierno. ¡Arruinaste todo mi look!”, expone la nota de Buzz Feed. Pero es cierto, si has tomado mucho sol, no uses una base que compraste en noviembre con tu piel sin bronceado y viceversa. Te verás diferente, bueno, no lucirás bien.
  7. Dañarte las cejas. Pensamos que estabas haciendo lo correcto, pero luego de sacar este vello y quitarte el otro, dañaste la forma de tus cejas. 🙁
  8. Un labial nude que no es para ti. “Estar emocionada porque vas a probarte un lipstick nude (color piel) y lucir como si hubieras salido de un castillo de arena”, dice Álvarez. A mí me ha pasado.
  9. Comer y que se riegue el lipstick. Esta es muy común para nosotras. Y en las reuniones de trabajo pasa muchísimo. Cuando vas a una conferencia en pleno almuerzo a ver a los directivos, pero ponen meriendas y tu labial termina casi por toda tu cara.
  10. ¿Labios más gruesos o payasita? Sí, cuando piensas que vas a quedar estupenda, ups, el delineador de labios no lo aplicaste como debías. Terminas agrandando tanto tus labios con el lápiz, que pareces sacada de un circo, dice la nota de Buzz Feed.
  11. Arreglarte el cabello y quitar el maquillaje. Sí, eso pasa justo cuando queremos sacar un pelo del medio de la cara, pero terminamos quitando el lipstick y hasta algo de sombra, como dice Álvarez.
  12. Cuando se riega el lipgloss. ¿No les ha pasado? Qué desagradable, cuando ves que lo tienes hasta en las mejillas.
  13. Aplicar pestañas postizas y quitar algunas reales. Ouch! No debe ser agradable si te pasa esto. Y es más común de lo que creíamos al parecer, porque lo reseña Álvarez en su lista.
  14. Arreglarte las cejas, y ups! “O tratar de rellenarte las cejas y accidentalmente crear un monstruo”, expresa Buzz Feed. Y ahí tienes que empezar otra vez.
  15. Un maquillaje raro. No es que estés avant garde, es que tu maquillaje caducó de fecha o llevas un estilo de antes, que nadie entiende.

Leer más

¿Qué te pareció?
  • Fascinated
  • Happy
  • Sad
  • Angry
  • Bored
  • Afraid